Por qué la Tierra gira cada vez más rápido

En 2020, el planeta giró más rápido de lo habitual y se espera que este año rompa ese récord. Por qué ocurre este fenómeno

La Tierra en 2020 giró más rápido de lo habitual y se espera que en 2021 sea aún más rápido
La Tierra en 2020 giró más rápido de lo habitual y se espera que en 2021 sea aún más rápido

 

Fuente: infobae.com



Sin lugar a duda, el año 2020 fue muy particular e inolvidable para el planeta Tierra. Porque, literalmente se vio todo afectado, inclusive el tiempo, aunque esto no fue producto de la pandemia, como sí en el resto de las cosas.

La Tierra en 2020 giró más rápido de lo habitual, como si ella misma deseara terminar más rápido aquel año pandémico. Matemáticamente hablando, nuestro planeta rompió el récord anterior de día astronómico más corto, establecido en 2005. El día más corto de ese año, el 5 de julio, vio a la Tierra completar una rotación de 1.0516 milisegundos más rápido que 86.400 segundos, que es el tiempo que tarda en girar con respecto al Sol, lo que equivale a 24 horas o un día solar medio. En cambio, el día más corto de 2020 fue el 19 de julio, cuando el planeta completó un giro 1.4602 milisegundos más rápido que 86.400 segundos. Además, el 2020 incluyó los 28 días más cortos desde 1960, y se prevé que el año 2021 será el más corto en décadas.

Cuando se desarrollaron relojes atómicos de alta precisión en la década de 1960, mostraron que la duración de un día solar medio puede variar en milisegundos (1 milisegundo equivale a 0,001 segundos). Estas diferencias se obtienen midiendo la rotación de la Tierra con respecto a objetos astronómicos distantes y utilizando una fórmula matemática para calcular el día solar medio. Antes de que comenzara 2020, el día más corto desde 1973 fue el 5 de julio de 2005, cuando la rotación de la Tierra tomó 1.0516 milisegundos menos de 86.400 segundos.

Un día promedio en 2021 será 0,05 milisegundos menos que 86.400 segundos

Un día promedio en 2021 será 0,05 milisegundos menos que 86.400 segundos

Según precisan los científicos del Servicio Internacional de Sistemas de Referencia y Rotación de la Tierra (IERS) en París, Francia, la velocidad de rotación de la Tierra varía constantemente debido al complejo movimiento de su núcleo fundido, océanos y atmósfera, además de otros efectos. Ellos monitorean la velocidad de rotación de la Tierra y esperan que la tendencia de tener días más cortos también nos siga en 2021.

Según sus cálculos, un día promedio en 2021 será 0,05 milisegundos menos que 86.400 segundos. A lo largo de todo el año, los relojes atómicos habrán acumulado un desfase de unos 19 milisegundos. A modo de comparación: en los últimos años, fueron unos cientos de milisegundos más rápidos por año. La última vez que un día promedio fue de menos de 86.400 segundos en un año completo fue en 1937. Si la rotación de la Tierra se desincroniza demasiado con el ritmo súper constante de los relojes atómicos, se puede usar un segundo intercalar positivo o negativo para volver a alinearlos.

Desde que se introdujo el sistema de segundos intercalables en 1972, la rotación de la Tierra en general ha sido un poco lenta. Hasta ahora, ha habido 27 segundos intercalables y todos han sido positivos. En otras palabras, todos han agregado un segundo extra a nuestros relojes, permitiendo que la Tierra se ponga al día.

La Tierra se ha vuelto más rápida y no se ha requerido ningún segundo intercalar desde 2016 (Shutterstock)

La Tierra se ha vuelto más rápida y no se ha requerido ningún segundo intercalar desde 2016 (Shutterstock)

“Es muy posible que se necesite un segundo intercalar negativo si la tasa de rotación de la Tierra aumenta aún más, pero es demasiado pronto para decir si es probable que esto suceda”, dijo el físico Peter Whibberley del Laboratorio Nacional de Física en el Reino Unido. “También se están llevando a cabo discusiones internacionales sobre el futuro de los segundos intercalares, y también es posible que la necesidad de un segundo intercalar negativo pueda impulsar la decisión de terminar definitivamente con los segundos intercalares”, agregó.

Recientemente, sin embargo, la Tierra se ha vuelto más rápida y no se ha requerido ningún segundo intercalar desde 2016. Si la rotación de la Tierra continúa acelerándose, en algún momento podríamos requerir un segundo intercalar negativo. Si esto sucede, nuestros relojes se saltarían un segundo para poder seguir el ritmo de la Tierra.

Para medir la duración real de un día, los científicos de IERS determinan la velocidad exacta de la rotación de la Tierra midiendo los momentos precisos en que una estrella fija pasa por una determinada ubicación en el cielo cada día. Esta medida se expresa como Tiempo Universal (UT1), un tipo de tiempo solar.

Luego, UT1 se compara con el Tiempo Atómico Internacional (TAI), una escala de tiempo de alta precisión que combina la salida de unos 200 relojes atómicos mantenidos en laboratorios de todo el mundo. La duración real de un día se expresa mediante la desviación de UT1 del TAI durante 24 horas. Actualmente, el IERS no muestra nuevos segundos intercalares programados para agregarse.

Según el Centro de Orientación de la Tierra del servicio los segundos intercalares tienen sus pros y sus contras. Son útiles para asegurarse de que las observaciones astronómicas estén sincronizadas con la hora del reloj, pero pueden ser una molestia para algunas aplicaciones de registro de datos e infraestructura de telecomunicaciones. Algunos científicos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones han sugerido dejar que la brecha entre el tiempo astronómico y atómico se amplíe hasta que se necesite una “hora bisiesta”, lo que minimizaría la interrupción de las telecomunicaciones. (Los astrónomos tendrían que hacer sus propios ajustes mientras tanto).