Explorador Antelo descubre ceramica prehistórica con la que podrá determinar fecha de descubrimiento de la Atlántida de …


Explorador Antelo descubre ceramica prehistórica con la que podrá determinar fecha de descubrimiento de la Atlántida de Platon en Moxos (Bolivia).

Bitácora de Antelo: «Hace unos días atrás decidimos volver a la caverna de “Sincho de Gallo” ubicada en la zona de #Samaipata, para registrarla nuevamente y convertirla en un modelo 3D, ya que se trata de uno de los mapas más antiguos que existen en el planeta, si consideramos las dataciones RELATIVAS que se tienen sobre el sitio. Lo que muestra este sitio no es un territorio cercano, sino que lo que se observa en las pinturas del fondo son representaciones casi idénticas a las que podemos ver en las imágenes satelitales de Google Earth, pero del centro de #Moxos, es decir, a casi 600 km de distancia del sitio y que además, coincide con lujo de detalles con la Atlántida descrita por Platón.

De hecho, #Platón en el relato no habla de ningún mapa, así que lo que tenemos en los valles cruceños es una joya para cualquier tipo de investigación, ya que este tipo de mapas los conocieron los primeros conquistadores de América, pero se perdieron por 500 años, hasta que los redescubrimos por accidente hace unos 15 años atrás.



Lo que recordé en la caverna, es que hace unos 12 años atrás, cuando conseguí los fondos para proteger el sitio, en las excavaciones para colocar los postes, se descubrieron restos de una cerámica negra, la cual di por perdida todo este tiempo. Documentando el sitio, pensé que si uno excava un pozo en una caverna, no suena lógico que deposite la tierra y las rocas en los bolsillos o los deposite en otro lugar que no esté al lado de la excavación, así que me ‘tincó’ que podría existir algún resto de cerámica. La tinca fue buena, ya que justo a 1 m de la puerta se encontraba un pequeño fragmento de cerámica negra de unos 5×3 cm2.

¿Qué importancia tiene el descubrimiento? Pues que la cerámica encontrada en el sitio puede ser datada por termoluminiscencia, lo que nos entregaría de manera directa alguna fecha. Entre las dos mejores fechas que podríamos esperar encontrar está el año 1064 d.C. que coincide con el comienzo de la peregrinación de los Aztecas, salidos de la isla de Aztlán y el año 1289 a.C. que la fecha del hundimiento de la Atlántida descrita por Platón.
Al día siguiente, ya en «El Pueblito» (Hotel de Samaipata), decidí comentar el tema con uno de los trabajadores del Hotel, el cual sé que le gustan estos temas, a lo que él me respondió que conocía “Sincho de Gallo”. En ese momento te pregunté si lo conocía antes o después de ser protegido. La respuesta fue genial, ya que en esa época él trabajaba en #ElFuerte y formó parte del grupo que protegió el sitio, encontró el primer resto de cerámica, el cual nunca se había perdido, sino que se guardó en el depósito del museo de Samaipata.

Esto coloca dos descubrimientos de cerámica hechos en el mismo sitio, por dos grupos distintos y realizados a 12 años de distancia.

Esto quiere decir que, cuando termine la pandemia y podamos ir a Europa, tendremos una fecha más fiable asociada a uno de los mapas más antiguos que existen en el planeta, ya sea que se trate del 1064 d.C., 1289 a.C. o cualquier otra fecha precolombina. Cualquier datación cercana a las dos fechas antes nombradas tendría muchísimas implicaciones.»

Por: David Antelo Justiniano

Fuente: Agustín Zambrana en El Bunker

 

Fuente: deRedes.tv