Cómo opera el ciber-ejército ultra leal al régimen chino que silencia a los críticos

Entre sus objetivos se encuentran científicos, celebridades, y figuras públicas, que sufren censura, inclusión en listas negras o pérdida de ingresos. La revolución cibercultural de Xi Jinping.

Un hombre pedalea frente a una pantalla que muestra al presidente chino Xi Jinping hablando durante una celebración que marca el centenario de la fundación del Partido Comunista de China, en Pekín, China el 1 de julio de 2021 (Reuters)Un hombre pedalea frente a una pantalla que muestra al presidente chino Xi Jinping hablando durante una celebración que marca el centenario de la fundación del Partido Comunista de China, en Pekín, China el 1 de julio de 2021 (Reuters)

 

Fuente: Infobae



El virólogo chino Zhang Wenhong se encuentra entre una serie de objetivos recientes de alto perfil en una campaña de usuarios nacionalistas de la web para acosar a cualquiera que consideren crítico con el gobierno de China y presionar a los funcionarios y sitios web para que los censuren.

Dicen que Zhang socavó la estrategia Covid-cero de Pekín al sugerir que China debe aprender a vivir con el virus. Los internautas desenterraron su tesis de hace 20 años y le acusaron de plagio. Su alma mater, la Universidad de Fudan, en Shanghai, dijo más tarde que la acusación era falsa.

El caso de Zhang muestra el alcance cada vez mayor de los nacionalistas del teclado de China, que rastrean la web en busca de publicaciones o personas que consideran antipatrióticas o sujetas a la influencia extranjera. Entre sus objetivos se encuentran celebridades, científicos, feministas y figuras públicas, que pueden sufrir censura, inclusión en listas negras o pérdida de ingresos. A menudo, los iracundos cibernautas cuentan con el apoyo de organismos gubernamentales que respaldan la vergüenza extrajudicial.

Hasta cierto punto, se trata de una revolución cibercultural: movilización de masas, lenguaje abusivo, “condena” por parte de la turba sin ninguna prueba o lógica adecuada, anulación del derecho de expresión de las personas sólo porque han sido etiquetadas por la turba como malos”, dijo Fang Kecheng, profesor adjunto de la escuela de Periodismo y Comunicación de la Universidad China de Hong Kong. Pero también hay un interés comercial: “Muchas cuentas de redes sociales nacionalistas ganan tráfico participando en este tipo de ataques”.

Al igual que en las plataformas occidentales, como Twitter y Facebook, las redes sociales chinas están muy polarizadas, pero los nacionalistas se están imponiendo cada vez más.

El virólogo chino Zhang Wenhong, víctima del ciberejército de nacionalistas chinosEl virólogo chino Zhang Wenhong, víctima del ciberejército de nacionalistas chinos

 

Esta actitud china de anulación de la cultura se ha visto alimentada por el creciente orgullo nacional -que se pone de manifiesto este año cuando el Partido Comunista celebra su centenario- y por la creciente hostilidad hacia las críticas del exterior, alimentada por la pandemia y la guerra comercial con Estados Unidos.

“Alentar las expresiones de nacionalismo antiextranjero en casa socava los esfuerzos del PCCh por cultivar una imagen internacional benigna”, dijo Kacie Kieko Miura, profesora asistente de ciencias políticas y relaciones internacionales en la Universidad de San Diego. “Pero el PCC no tiene realmente otra opción. El nacionalismo es un pilar fundamental de la legitimidad interna del PCCh. Por otra parte, la estabilidad en las relaciones exteriores de China es esencial para su continuo ascenso.”

Las opiniones negativas sobre China se mantienen cerca de máximos históricos en todo el mundo desarrollado, según la última encuesta de Pew. Es probable que esa polarización empeore a medida que los nacionalistas de China marginen a las personas y organizaciones que tratan de encontrar un terreno común.

“El PCCh legitima sus políticas prometiendo a su población una China fuerte, y muchos nacionalistas exigen ahora a sus líderes una política exterior agresiva”, dijo Florian Schneider, profesor titular de política de la China moderna y director del Centro Asiático de Leiden. “Los funcionarios chinos no pueden permitirse el lujo de parecer débiles”.

Las plataformas de medios sociales como Weibo o Wechat se han apresurado a cerrar las cuentas de quienes son criticados. A menudo los motivos de la censura no están claros. El mes pasado, WeChat cerró las cuentas de las asociaciones LGBTQ de las principales universidades, como Tsinghua y Pekín, por violar normas no especificadas. Los usuarios de la web elogiaron las eliminaciones, sugiriendo que los grupos estaban siendo secuestrados por países extranjeros y eran antichinos.

Al igual que la caza de brujas política anticomunista del senador Joseph McCarthy en Estados Unidos en las décadas de 1940 y 1950, la justificación subyacente de muchos de los ataques es la amplia acusación de ser antichina.

“Podemos entender fácilmente que China se vuelva más nacionalista a medida que tiene éxito económico”, dijo Frank Tsai, profesor del Campus de Shanghai de la Escuela de Negocios Emlyon y fundador de la consultora China Crossroads, con sede en Shanghai. “El peligro es que China se extralimite. La economía china puede acabar sufriendo la arrogancia de un régimen que piensa que realmente puede ir por libre, cuando las cifras muestran que cualquier bloque económico que lidere China sigue siendo mucho más pequeño que el de Occidente”.

Celebridades extranjeras como el director general de la NBA, Daryl Morey, y el actor estadounidense John Cena, y empresas como Dolce & Gabbana Srl y Hennes & Mauritz, están familiarizados con esta “ciberexpedición”. Cada vez más, también los periodistas.

Incluso Hu Xijin, redactor jefe del tabloide nacionalista Global Times, y algunos de sus subordinados fueron tachados de “traidores” por los internautas después de que el periódico criticara una foto en la que se comparaba el lanzamiento de cohetes de China con las piras funerarias de la India. En otros casos, basta con asociarse con alguien considerado antipatriota para iniciar una diatriba, como descubrió el Center for China & Globalization, con sede en Pekín.

Fundado por Wang Huiyao, antiguo asesor del gabinete chino, el CCG se creó para actuar como puente entre China y el resto del mundo, explicando la posición de Pekín en todo tipo de asuntos, desde los supuestos trabajos forzados en Xinjiang hasta la ley de seguridad nacional para Hong Kong. Sin embargo, durante un foro de la CCG celebrado en Pekín el mes pasado, Chu Yin, profesor de la Universidad de Relaciones Internacionales, criticó a los académicos y diplomáticos chinos por sus métodos de comunicación, que podrían no ser fácilmente entendidos por el público extranjero.

Algunos comentaristas en línea apuntaron tanto a Chu como a la CCG. Pronto empezaron a desaparecer los mensajes de los medios de comunicación relacionados con el evento, así como las cuentas de destacados comentaristas.

Wang dijo que las “opiniones muy extremas” que aparecían en la red eran obra de irrelevantes actores de poca monta. “No queremos amplificar eso. Son realmente demasiado bajas para verlas”, dijo en una entrevista. “Recibimos reacciones en China diciendo que somos prooccidentales, y reacciones de algunos en Occidente”.

El presidente chino Xi Jinping El presidente chino Xi Jinping

 

A veces las pruebas utilizadas contra un objetivo son de hace años. La Comisión Central de Inspección Disciplinaria, el máximo organismo chino de lucha contra la corrupción, criticó este mes al actor Zhang Zhehan por unas fotografías tomadas hace años frente al santuario japonés de Yasukuni, símbolo para los chinos de la pasada agresión militar de Japón.

La Asociación China de Artes Escénicas, dependiente del Ministerio de Cultura, pidió que se boicoteara al actor, decenas de marcas dijeron que dejarían de trabajar con él y Douyin, de Weibo y ByteDance, borraron sus cuentas personales en las redes sociales.

La hostilidad de Estados Unidos hacia China, agravada bajo la administración Trump, tuvo parte de culpa, dijo Wang. “Hay un nacionalismo en Estados Unidos que está en su punto más alto y eso, a su vez, ha empujado el nacionalismo chino también”, dijo.

Después de que las inundaciones causaran la muerte de más de 300 personas en la provincia de Henan el mes pasado, la cuenta de Weibo de la Liga de la Juventud Comunista local animó a los espectadores a grabar el comportamiento de un periodista de la BBC que informaba sobre el suceso, y un corresponsal de la cadena alemana Deutsche Welle se enfrentó a una multitud por “desprestigiar a China”. Pero son los propios ciudadanos y organizaciones de China los que están cada vez más bajo el microscopio.