Los izquierdos especiales de giro

Debió ser con Adriana – eju.tv

Richard Arispe

Tras conocerse que el Gobierno Nacional ha tenido que llegar arrastrándose a tocar las puertas del odioso FMI para conseguir recursos económicos para solventar su incapacidad en las finanzas del país. Los intérpretes del masismo aseguran que la maniobra con el organismo financiero mundial no es el mismo que llevo a prisión al exviceministro del tesoro Carlos Schlink, según la traducción oficialista con este préstamo no se tendrá que hacer caso a las imposiciones que quieran imponer desde el exterior. Su arrogancia tuvieron que tragársela, porque plata, es plata y ahora la necesitan más que nunca.



Lo concreto es que este pedido de fondos muestra de cuerpo entero que las políticas financieras aplicadas por el Gobierno del super ministro de la cacha repleta de los 14 años de Evo Morales, están fracasando a más de 9 meses de gestión y sin lugar a dudas llevando al despeñadero a todo el país.

Los bonos del tesoro no los quiere nadie por los altos riesgos que representa, las inversiones en hidrocarburos y minería no logran cuajar en nuevas reservas, se están diluyendo los mercados de Argentina y Brasil, los incentivos ofrecidos a distintos sectores productivos no se cumplen y los proyectos de reactivación solo han quedado en discursos de agosto.

Con esto queda plenamente demostrado que los masistas son inútiles para crear riquezas, son pésimos en la administración pública y que sus promesas de mejores días para todos es hoy un sueño inalcanzable. Tan perdido está el Gobierno de Arce que solo atinan a las chacharas del vocero presidencial, quien habla mucho y no dice nada, mientras que el ministro de economía Marcelo Montenegro, sigue balbuceando que el país crecerá al 4.5% y que ya hemos superado el desempleo, si lo apuran un poco seguro volverá a rechazar cualquier opinión o propuesta económica que pueda venir de la oposición.

“Rechazamos de manera fehaciente las declaraciones vertidas por el señor Carlos Mesa y su vocero económico que, en todo caso, vemos que no entienden cómo funciona la economía del país”, declaró el ministro en conferencia de prensa. Lastimosamente los 326,4 millones de dólares que se recibirán pronto del FMI son poca cosa para un gobierno gastador y dilapidador de los recursos del pueblo, y después que hacemos, ¿le hablaran a Biden?