Efeméride de Santa Cruz es empañada por polarización política

Los incidentes comenzaron cuando se izaron las banderas, entre ellas la wiphala. «¡Saquen la wiphala, es un insulto!» gritaron y pidieron la iza de la bandera del patujú que representa a los pueblos indígenas de tierras bajas de Bolivia.

 

Efeméride de Santa Cruz es empañada por polarización política

Fuente: Brújula Digital 



La plaza 24 de Septiembre de la ciudad de Santa Cruz fue escenario de la polarización política en Bolivia entre quienes afirman que en 2019 hubo fraude electoral y los seguidores del Gobierno que afirman que hubo un “golpe de Estado”.

Los incidentes comenzaron cuando se izaron las banderas, entre ellas la wiphala. Esto generó la molestia de algunos asistentes que pidieron que el símbolo patrio sea retirado porque sería una ofensa al departamento mientras otros defendían la bandera indígena.

«¡Saquen la wiphala, es un insulto!» gritaron y pidieron la iza de la bandera del patujú que representa a los pueblos indígenas de tierras bajas.

Cuando el gobernador Camacho, que hasta ayer no había participado en los actos de celebración, izó la bandera, los seguidores del MAS le gritaron en coro: «¡asesino! ¡asesino!» mientras sus seguidores lo defendieron con coros de «¡gobernador, gobernador!».

Los bandos contrarios llegaron a los insultos y hubo momentos en que hubo amagues de enfrentamientos mientras los pocos policías que se encontraban en el lugar intentaban calmar los ánimos de la gente.

Cuando el presidente en ejercicio David Choquehuanca llegó al acto principal una multitud coreó “fraude” “fraude” en referencia a lo ocurrido en octubre de 2019 cuando la OEA, después de un estudio de consistencia electoral, detectó irregularidades en el cómputo de votos.

Una persona vestida con poncho beis fue expulsada de la plaza principal porque sería dirigente de una organización indígena de tierras altas y militante del MAS.

Bolivia TV, el canal estatal, denunció que uno de sus camarógrafos fue acosado y agredido físicamente mientras realizaba su trabajo y mostró las imágenes del trabajador de la prensa de cuclillas mientras es protegido por una multitud indignada por el hecho.

De esta manera, la celebración de la efeméride de la revolución cruceña se vio empañada por la polarización política latente en el país.

BD/JCV