Diálogo para frenar las protestas se reduce a dirigentes afines al MAS con ministros de Estado

Dirigentes nacionales del sector gremial y transporte anunciaron que no asistirán a la cita con tres ministros hasta que no se abrogue la Ley 1386. Este sábado el país cumple su sexto día de movilizaciones continuas

Este viernes hubo manifestación en contra de la Ley 1386 en Sucre. Foto. Willian Zolá
Este viernes hubo manifestación en contra de la Ley 1386 en Sucre. Foto. Willian Zolá

El que parecía el puntapié inicial para pacificar el país de movilizaciones y protestas en contra de normas que promueve el Gobierno nacional quedará en buenas intenciones, ya que dirigentes de los gremiales y del sector transporte decidieron no asistir al diálogo con autoridades de Estado hasta que se abrogue la Ley 1386.

La idea de los ministros Édgar Montaño, de Obras Públicas; Marcelo Montenegro, de Economía; y Edmundo Novillo, titular de Defensa, que ya se encuentran en la ciudad de Cochabamba, era socializar la norma y escuchar las observaciones; sin embargo, un ampliado de los sectores movilizados determinó no acudir al llamado y mantener las medidas de protestas.

Las tres autoridades de Estado se reunieron con las cooperativas de transportistas y lograron un acuerdo, por lo que estaba previsto reunirse este sábado, desde las 9:00 en la ciudad del valle con el sector (gremiales) que inició las manifestaciones a escala nacional para lograr desactivarlos de las protestas, pero por ahora será imposible. Se conoce que solo confirmaron su asistencia los dirigentes afines al partido de Gobierno.



En La Paz, los dirigentes del transporte urbano que habían aceptado participar de la “socialización” de la ley, terminaron rechazando esta norma al término de una reunión con el ministro Montaño que se desarrolló el jueves.

Mientras que, en la misma ciudad de Cochabamba en la tarde del viernes, el secretario ejecutivo de los Gremiales de Bolivia, Francisco Figueroa, leyó las conclusiones del ampliado tras dos horas de debate que incorporó la valoración de los transportistas y de dirigentes del Magisterio. Fue una conclusión contundente. «¡Abrogación, sin negociación!»

Ante el fallido intento del Gobierno por desactivas las protestas se espera que en el transcurso de las próximas horas se cambie de estrategia y se adopten nuevas medidas, ya que las movilizaciones se tienden a empeorar desde el lunes 15 con amenaza de bloqueo de carreteras y de ciudades por parte del transporte nacional.

Fuente: El Deber