La Uagrm no evalúa a sus docentes desde el inicio de la pandemia

Justifican que la evaluación está dirigida a la modalidad presencial. En el Vicerrectorado afirman que en dos meses no recibieron denuncias contra docentes. Hay demoras en la entrega de títulos universitarios
Leyla Mendieta

Desde que se inició la pandemia, la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) suspendió las evaluaciones a los docentes, lo que significa que van dos años que los catedráticos no se someten a este proceso que mide la calidad académica, según lo confirmó el Vicerrectorado.

Antes de la pandemia las evaluaciones se realizaban de forma anual, pero el año pasado, tras el cambio de modalidad de clases de presencial a semipresencial, estas fueron suspendidas. Hace algunos días, la Uagrm confirmó que continuarán así.

No obstante, las nuevas autoridades académicas aseguran que en los dos meses que van de gestión no recibieron ninguna denuncia relacionada con la enseñanza contra docentes, aunque reconocen que hay algunas quejas de estudiantes, pero que no llegan a formalizarse.

Por otra parte, en la estatal cruceña también hay denuncias de demoras en la entrega de títulos profesionales. Hay estudiantes que afirman que, tras más de seis meses de trámites, no recibieron el documento que les permite ejercer la carrera que estudiaron.

Sin evaluaciones

La suspensión de la evaluación fue autorizada mediante resolución rectoral 536-2021, emitida el 17 de noviembre, que instruye “excepcionalmente la suspensión de las evaluaciones docentes, en la gestión 2021”.

En la misma resolución se especifica que se debe repetir la calificación de los resultados de la evaluación de 2019, esto para los procesos y trámites administrativos de los docentes.

El vicerrector de la Uagrm, Reinerio Vargas, señaló que se suspendió la evaluación porque el formato y las preguntas están pensadas para las clases presenciales.

“No significa que se suspendió la evaluación, se está haciendo seguimiento de la parte académica directamente. Esto, en función del desempeño y cumplimiento de planes y de avances curriculares”, sostuvo.

La autoridad académica añadió que cada carrera realiza un seguimiento curricular para evaluar el avance de los docentes, al margen de la evaluación de los docentes.

Vargas explicó que la evaluación que realizan los estudiantes es parte del ítem de Evaluación de Desempeño, que se toma en cuenta para el escalafón docente, es decir, incide directamente en el salario. Para la evaluación de docentes hay un formato de cuestionario aprobado, que tiene preguntas específicas que debe responder cada estudiante.

Vargas citó como ejemplo, que se califica uso de pizarras, horario de llegada a aulas, entre otros que estaban pensados para clases presenciales.

A su vez, el decano de la Facultad de Humanidades, Alejandro Velarde, indicó que este proceso permite una retroalimentación de la dirección de carrera sobre el desempeño de cada docente. Sin embargo, el que este obtenga una “mala calificación”, no es motivo de retiro.

“Nadie es inamovible, pero todo tiene un proceso. No se puede por una encuesta retirar a un docente. Para esto se toma en cuenta la evaluación de desempeño, las cartas de denuncia”, remarcó.

Pese a que el Vicerrectorado confirmó que se suspendió la evaluación, hay facultades que la aplicaron. En la carrera de Derecho les solicitaron a los estudiantes realizar la evaluación en la plataforma, caso contrario serían bloqueados.
En la universidad estatal cruceña hay más de 1.500 docentes, de los cuales más del 80% están institucionalizados.

El presidente de la Federación Universitario de Profesores (FUP), Rogelio Espinoza, indicó que en caso de que se reciban denuncias contra los docentes, estas deben seguir un proceso, para los descargos correspondientes.

Por su parte, el delegado estudiantil al Ilustre Consejo Universitario (UCI), Cristhian Luque, indicó que se deberían aplicar las evaluaciones virtuales debido a que estas servirán para hacer un diagnóstico de la pertinencia o no de la continuidad de la educación virtual.

“Esto nos permitirá saber si es que podemos continuar con la educación virtual o si es que inmediatamente deberíamos volver a las clases presenciales”, consideró.

Sin denuncias formales

El vicerrector Vargas reconoció que con los cambios a modalidad virtual hay dificultades en la enseñanza, pero no se han reportado denuncias formales contra ningún docente.

“No hay denuncias, porque estas siguen un proceso, pero se escucha que algunos docentes no estaríamos utilizando bien la plataforma, que esta colapsó o que un docente solo envía la tarea”, reconoció, a tiempo de comprometerse a que seguirán las capacitaciones en el uso de la plataforma.

Vargas explicó que cuando un estudiante tiene observaciones sobre las clases, el reclamo primero debe realizarse en la jefatura de carrera. Si no encuentra una solución en esta instancia debe dirigirse a la decanatura y, por último, al Vicerrectorado.

Una estudiante de la carrera de Derecho, que prefirió no identificarse, cuestionó a tres docentes, al asegurar que uno, en época de campaña electoral no asistía a clases; otro, no dejaba claro la forma de calificación y otro, no era flexible para el ingreso a las clases virtuales.

Añadió que solo tres, de ocho docentes, utilizan la plataforma de la universidad para pasar clases, el resto utiliza zoom o pide que dejen los prácticos de forma presencial.

Otra estudiante de la Facultad de Humanidades denunció que los citaron a exámenes presenciales sin subdividir grupos, por lo que, pese a la pandemia, se concentraron en un aula sin distanciamiento social.

Proyectan cambios

El vicerrector Vargas remarcó que se prevé que se mantendrán las clases en la modalidad virtual y, para ello, analizan modificar las planillas de evaluación de docentes para adaptarlas a los cambios.

“La virtualización ya no irá para atrás, así que ahora tenemos que adaptar el formulario para evaluar las clases virtuales”, confirmó.

Reclamo por los títulos

Desde la anterior semana un grupo de estudiantes informaron que no pueden concluir su trámite de título académico. Denuncian que la demora lleva más de seis meses.

Tras los reclamos, las nuevas autoridades académicas se comprometieron a que estos problemas se solucionarán desde la primera semana de diciembre.

Confirmaron que son más de 2.000 personas las afectadas, pero ya desde el viernes se estaban agilizando los trámites.
“Cuando hay cambio de autoridades cambian las firmas y este es un proceso burocrático”, justificó.

Cada año, en la universidad estatal cruceña se entrega un promedio de 4.000 títulos universitarios.

Clases presenciales

La autoridad académica remarcó que las carreras prácticas no pueden ser virtuales y, por ello, se presentó un protocolo de bioseguridad al Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM), a fin de estas puedan ser presenciales, cumpliendo procedimientos.

Añadió que en el documento presentado al COEM se establece que para que las clases sean en aula se fijarán grupos reducidos y se cumplirá con las medidas de bioseguridad, pero no se fijó como requisito el carné de vacunación.

Detalló que las carreras del área de salud humana, de veterinaria y algunas ingenierías se mantienen con clases presenciales.

Fuente: eldeber.com.bo