Luis Arce caminó tres horas y asegura que no está solo

El Jefe de Estado fue el orador principal en un mitin celebrado en Calamarca.

El presidente Luis Arce se unió a la marcha que promueve Evo Morales, el jefe del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS). «No estoy solo» arengó en varias ocasiones y con esa frase cerró el mitin celebrado en Calamarca, un municipio ubicado a 60 kilómetros de La Paz.

El mandatario, junto al vicepresidente David Choquehuanca y varios de sus ministros se unió ayer a la caminata cerca de las 11:00. Estuvo junto a Evo Morales y los líderes sociales del Pacto de Unidad. Allí también estuvo el ejecutivo de la Central Obrera Boli viviana (COB), Juan Carlos Huarachi.



La marcha partió el 24 de noviembre de Caracollo, un poblado orureño ubicado a 190 kilómetros de La Paz. Ayer, luego de cinco días, los marchistas llegaron a Calamarca, donde ayer se realizó un acto político en el que se pronunciaron encendidos discursos contra los opositores.

“Todos estamos conscientes que el pueblo necesita trabajar, necesita salir de la crisis, necesita avanzar y hay gente que no quiere que avancemos. Hay gente que quiere que nos estanquemos, porque  no solo hay intereses de grupos, sino intereses internacionales”. afirmó el mandatario ante miles de seguidores del MAS y funcionarios públicos que participan de la actividad política.

“Nunca más permitiremos que intereses extranjeros se entrometan entre lo que nosotros, los bolivianos, queremos definir para nuestro propio país. ¡Bolivia para los bolivianos!”, arengó la autoridad.

Morales aseguró, por su lado, que la movilización será para respaldar la democracia y la «revolución democrática y cultural» con la que marcó su gobierno que duró 14 años.

Huarachi, por su lado, recordó en Calamarca que fue allí donde se frenó a la Marcha por la Vida de 1986, que intentó revertir despidos masivos por efecto del Decreto 21060.

La marcha del MAS, que prevé llegar el lunes a La Paz, se dio luego de protestas de varios sectores que pidieron la anulación de Ley 1386 y el proyecto 218 de lucha contra el lavado de dinero.

Fuente: El Deber