Herbas declara que fue «amenazado» y afirma que Valeria Rodríguez se beneficiaba de los ítems fantasmas

El testimonio del primer aprehendido del caso revela que este le hacía los «mandados» a Parada y que no tiene nada que ver con el caso, pese a la revelaciones que hay en su contra
Ariel Melgar Cabrera

Julio César Herbas, uno de los siete investigados por los 800 ítems fantasmas y primer aprehendido por el más reciente escándalo de corrupción en la Alcaldía cruceña, declaró este viernes ante la comisión de fiscales y aseguró que fue “utilizado” por Antonio ‘Tony’ Parada Vaca, exdirector de Recursos Humanos, para entregar 300 o 400 bolivianos a las personas que prestaban sus nombres para figurar como funcionarios municipales sin trabajar. 

Además, develó que Valeria Rodríguez, quien destapó este caso a través de denuncias contra Tony Parada, estaba al tanto y tenía conocimiento de los movimientos irregulares que realizaba su esposo., tanto así que recibía beneficios de estos ‘ítems fantasmas’.

EL DEBER tuvo acceso al cuadernillo de investigación de la Fiscalía, en el cual se encuentra el testimonio que ofreció Herbas por más de cinco horas. 

Reconoció ser uno de los hombres de confianza de Parada, pero adujo que siempre fue utilizado para sus “mandados” y siempre estuvo «amenazado» para colaborar, o de lo contrario sería despedido.

“Antonio Parada reclutaba gente, parece que se dedicó harto tiempo a reclutar gente para los ítems. La finalidad seguramente eran las ganancias ilícitas. Me daba 300 o 400 bolivianos para que entregue a esa gente que reclutaba, a quienes ni conocía”, refirió Herbas en su testimonio.

En medio de este escenario, los supuestos ‘beneficiarios’ de estos ítems, quienes prestaban sus nombres, apuntaron a Herbas como el encargado de reclutar personas para esta red de corrupción.

El aprehendido dijo que él no retiraba el sueldo de los ítems fantasmas del banco, y  tampoco conocía quién lo hacía. Además, señaló que Antonio Parada le entregaba tarjetas de débito de los ítems fantasmas a su entonces esposa, Valería Rodríguez, para que esta utilice el dinero para su conveniencia.

“Tengo conocimiento de que Valeria manejaba tarjetas de débito con las cuales ella sacaba plata. Ese dinero era para ella y no para Antonio (…) Valeria utilizaba las mejores carteras, los mejores perfumes, vivía de viaje todo el tiempo”, declaró.

Según Herbas, Valeria conocía de los contratos irregulares en la Alcaldía y no denunció a su esposo antes, porque esperaba el pago de pensiones familiares, lo cual no sucedió e intentó extorsionarlo. Asimismo, agregó que rechazó ser el testigo de Valeria en su divorcio con Tony Parada en 2014.

“Si Valeria sabía que Antonio hacia estos movimientos, ¿por qué no lo denunció en sus movimientos?, ¿por qué se calló? Inclusive Valeria lo dice públicamente que no iba a hablar si Antonio le entregaba su pensión y no le quitaba su casa. La que disfrutaba (del dinero) era Valeria. Yo creo que quería extorsionar a Antonio y el juego le salió mal”, dice Herbas en su testimonio.

 

Fuente: eldeber.com.bo