El Estado Islámico ataca una prisión siria que alberga a 3.500 yihadistas

Al menos 18 miembros de las fuerzas de seguridad kurdas y guardias de una prisión murieron en los enfrentamientos en curso tras el ataque del grupo Estado Islámico (EI) contra una cárcel en Siria que alberga a unos 3.500 yihadistas.

Con el corresponsal de RFI en Beirut, Paul Khalifeh.




 

Este jueves, el grupo Estado Islámico (EI) lanzó un ataque contra una prisión en la ciudad de Hasakeh, en el noreste de Siria, en el que por el momento fallecieron al menos 18 personas, miembros de las fuerzas de seguridad kurdas.

Varias horas después del asalto, en la mañana del viernes 21 de enero, los combates continuaban dentro y fuera de la prisión, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y fuentes cercanas a Damasco.

El Observatorio Sirio informa de que cientos de miembros del grupo Estado Islámico tomaron el control de la prisión tras apoderarse de armas y municiones pertenecientes a la guarnición.

Motín

Los yihadistas provocaron un motín tras un asalto a las afueras de la prisión, en el que detonaron un coche bomba y un camión cisterna cerca de la puerta principal.

Células durmientes yihadistas atacaron entonces a las fuerzas kurdas en torno a la prisión, que alberga el mayor número de detenidos del grupo Estado Islámico en el mundo: 3.500 yihadistas, incluidos altos dirigentes, según el Observatorio Sirio.

Las tropas gubernamentales sirias y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, comparten el control de esta importante ciudad del noreste de Siria.

Las FDS han enviado grandes refuerzos para intentar recuperar el control de la situación, respaldados por helicópteros de la coalición que peinan con ametralladoras los alrededores de la prisión, donde se ha declarado el toque de queda.

Fuente:Radio Francia Internacional