Venta de espacios para el Corso de Corsos exime áreas con árboles para proteger especies

Hasta este miércoles atienden a instituciones y organizaciones. El jueves y viernes podrán acudir personas naturales.
La última entrada del Corso de Corsos en 2019. OPINIÓN
La última entrada del Corso de Corsos en 2019. OPINIÓN

Fuente: Opinión

La venta de espacios para el Corsos de Corsos, evento que está programado para el 5 de marzo en Cochabamba, exime las áreas donde existen árboles.

Este año retorna la actividad que cierra los festejos del Carnaval en la ciudad, pero con algunas exigencias, debido a que continúa la pandemia del nuevo coronavirus. Además, las autoridades municipales informaron que también asumen acciones para resguardar el medioambiente.



En años pasados, antes de la pandemia, hubo conflictos en algunos sectores donde instalaban graderías, donde incluso llegaron a mutilar árboles.

CUIDADO DE ÁRBOLES

La jefa de Desarrollo Humano de la Subalcaldía Adela Zamudio, Miriam Pereira, detalló que existen 917 espacios en el recorrido del Corso, que va desde la avenida Heroínas, pasa por El Prado y concluye en la avenida Ramón Rivero.

La autoridad manifestó que este año se hizo un relevamiento, considerando el ornato de los años recientes, como los árboles.

“Probablemente van a haber espacios que no van a poder ser vendidos”, dijo, haciendo referencia a la protección de las especies en vía pública.

VENTA CON DESCUENTO

La venta de sitios para instalar sillas y graderías concluye el viernes. Todo se rige al Decreto Municipal 029, que establece requisitos y precios.

El director de Recaudaciones de la Alcaldía, Wilson Espinoza, informó que hasta este miércoles atenderán a las instituciones públicas, organizaciones sin fines de lucro, medios de comunicación, instituciones militares y policiales. El jueves y viernes atenderán solicitudes de personas naturales y jurídicas.

Espinoza recordó que existe un descuento del 20%, por lo que el pago es de 431.2 bolivianos. En sillas, el espacio de cinco metros por uno cuesta 107.2 bolivianos.

Espinoza explicó que el objetivo de las rebajas es reactivar la economía, pero también garantizar el distanciamiento social.

Especificó que quienes adquieran graderías, tienen la obligación de precautelar la salud pública, exigir el uso de barbijo de manera constante y el certificado de vacunas.

“Se harán responsables de las medidas de bioseguridad”.

Detalló que ya se dispusieron más de 11 grupos de graderías y 46 grupos de sillas a los propietarios de viviendas que están en el recorrido del Corso de Corsos.

La atención a la gente es detrás de la Estación Policial Integral (EPI) del Norte, avenida Calampampa y parque Roosvelt, hasta las 16:00, aunque se prevé que el último día trabajen hasta atender a la totalidad de la gente.