El embajador de Bolivia ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Héctor Arce, informó este viernes que son tres áreas de trabajo de la misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que hará seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de los hechos luctuosos durante la crisis de 2019.

En entrevista con La Razón Radio, sostuvo que la primera área es sobre los “procesos necesarios para establecer la memoria, la verdad y la justicia” de quienes realmente fueron los autores inmediatos de los hechos de la desinstitucionalización de 2019. “Se debe identificar a los responsables; procesarlos con todas las garantías”, dijo, y recordó las ejecuciones sumarias de Sacaba y Senkata.

La segunda área es la reparación integral a las víctimas y sus familiares. “Es el elemento más importante; el Estado tiene la obligación de generar una reparación integral”, insistió Arce.

En esa línea, sostuvo que primero deben establecer quiénes son las víctimas directas de las 38 personas que murieron (el GIEI estableció 37 y una sin mayor información); segundo, identificar los diferentes grados de discapacidad que tiene la gente herida; tercero, ver el caso de los ciudadanos exiliados. “Los grados de reparación son diferentes”, explicó Arce.

Esta semana, la representante de uno de los grupos de víctimas, Gloria Quisbert, señaló a La Razón que urge un “censo de las víctimas directas” porque, en su criterio, hay algunos ciudadanos que quieren aprovecharse de la situación y fingen ser afectados. El miércoles se reunieron con la misión de la CIDH en El Alto.

“Eso se trabajará con la misión de la CIDH porque se estableció determinados estándares, no todos son víctimas, pueden establecer miles de personas”, afirmó el embajador.

Respecto a la tercera área, Arce sostuvo que implica las reformas constitucionales que el Estado de Bolivia necesita para “garantizar que esos hechos no vuelvan a ocurrir jamás en el país y que la democracia no vuelva a ser interrumpida”. “Tarde o temprano y en la vía constitucional que sea” se debe juzgar por las masacres de 2019, remarcó.

En entrevista con La Razón, el miércoles, el comisionado Joel Hernández detalló que la misión de la CIDH visitará otras regiones del país durante sus tres visitas a Bolivia y que se “reunirán con todos los actores” de la crisis de hace tres años, como Carolina Ribera, hija de la expresidenta Jeanine Áñez. Sostuvo que buscan ser la “bisagra” entre el Estado y las víctimas.