Petrobras está por vender a la estadounidense EIG el control del gasoducto entre Bolivia y Brasil

La estatal brasileña podría recibir más de $us 500 millones por la transferencia del 51% de sus acciones en TBG, empresa en la que la boliviana YPFB tiene una participación de 19,88%.

 



 

Fuente: El Deber

Por Walter Vásquez

​La estatal brasileña Petrobras “está cerca de llegar a un acuerdo para vender a la firma estadounidense de capital privado EIG Energy Partners el control del gasoducto que conecta Bolivia con el sur de Brasil”.

 

Según información extractada del portal boliviano Radar Energético, que toma como fuente a agencias internacionales, se prevé que la petrolera del vecino país reciba más de $us 500 millones por la participación del 51%  de las acciones en TBG, operadora del gasoducto en el lado brasileño.

 

La oferta podría alcanzar hasta $us 1.000 millones, dependiendo de los detalles de las conversaciones”, indican las fuentes que conocen la negociación.

TBG es dueña de un ducto de 2.593 km en territorio brasileño que cruza 136 municipios, desde la frontera con Bolivia, en el Mutún, hasta el Estado sureño de Río Grande do Sul, atravesando otros cinco estados, entre ellos Sao Paulo. Su capacidad de transporte del ducto es de 30 millones de metros cúbicos día (MMm3/d) y cuenta con 15 estaciones de compresión y 50 puntos de acceso en su extensión brasileña.

Comparando operaciones y precios, “si esta empresa americana paga esos aproximadamente $us 500 millones por el 51% de las acciones (de TBG), eso quiere decir que YPFB ha hecho una muy buena compra del 7,88% del paquete accionario”, aseveró  el ex ministro de Hidrocarburos y analista energético Álvaro Ríos, quien consideró además que EIG «le ve muy buena expectativa al gasoducto».

 

En junio del año pasado, YPFB Transporte, a través de su subsidiaria YPFB Transporte do Brasil, incrementó en 7,88% su paquete accionario en la empresa Transportadora Brasileira Gasoducto Bolivia-Brasil S.A. (TBG) del 12 al 19,88% con una inversión de $us 37,28 millones.

 

“Esto es importante, porque a partir de ahora, las decisiones de los accionistas mayoritarios deberán tomar en cuenta la posición de YPFB”, destacó el entonces presidente de la estatal petrolera Wilson Zelaya.

 

 

Ríos lamentó que Bolivia no pueda participar más de la apertura del mercado brasileño, que, con la venta del control de TBG, da un paso más en su proceso de privatización. «Nuestro gas está declinando y no vamos a poder participar activamente de la apertura de este mercado«, sostuvo.