Vitali Klitschko, el exboxeador convertido en alcalde de Kiev


Cambió los guantes de boxeo por las armas para defender su ciudad. El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, se declara dispuesto a todo para defender Kiev de los soldados rusos que amenazan con rodear la capital ucraniana. Ex campeón mundial de boxeo de los pesos pesados, él y el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky son la encarnación de la resistencia de todo un país a Rusia. Retrato de un extraordinario campeón que entró en la política por vocación y en la guerra por necesidad.

Por Daniel Vallot



Vitali Klitschko mira el teléfono que sostiene a distancia mientras se dirige al pueblo de Kiev. Es 15 de marzo, el ejército ruso amenaza con rodear la ciudad y el alcalde de la capital ucraniana hace un llamamiento a todos los hombres en edad de luchar. «La capital es el corazón de Ucrania, será defendida. Kiev es el puesto de avanzada y el símbolo de la seguridad y la libertad europeas. No vamos a renunciar a ella y no dejaremos que nos pongan de rodillas”, dice.

Desde el inicio del conflicto, el alcalde de Kiev ha multiplicado los mensajes en las redes sociales para animar a los ucranianos a resistir. Y está presente en todos los frentes, chaleco antibalas a la espalda, arma automática a mano: en los puestos de control, en las barricadas, en los refugios antiaéreos… El destino de este antiguo campeón de boxeo convertido en alcalde de una capital asediada es sorprendente.

«Una barbilla de acero”

Vitali Klitschko en Kiev, el 10 de febrero de 2022.
Vitali Klitschko en Kiev, el 10 de febrero de 2022. AFP – SERGEI SUPINSKY

Antes de entrar en política, Vitali Klitschko era uno de los boxeadores más dotados de su generación, varias veces campeón del mundo de los pesos pesados, como su hermano Wladimir, cinco años menor que él. «Vitali estaba dotado de unas cualidades físicas extraordinarias, no tan rápido como su hermano, pero con una fuerza mental y un mentón de acero», recuerda el periodista Jean-Philippe Lustyk, autor del Grand Livre de la Boxe (Ed. Marabout). «Y una de las principales cualidades de un boxeador es su capacidad para resistir y encajar los golpes. Vitali tenía un poder devastador, ya que sólo sufrió dos derrotas en su carrera y cuenta con 41 nocauts… ¡Es uno de los ratios más altos de la historia del boxeo!”.

Con su hermano Wladimir, ganó todos los títulos e impuso su ley en los cuadriláteros en la década de 2000. Un pacto y una promesa les unía, hecha a su madre, de no luchar nunca entre ellos. «Tenían una enorme disciplina, heredada de su padre, que era un general del ejército soviético, uno de los «liquidadores» de Chernóbil», recuerda Jean-Philippe Lustyk. «También tenían un enorme coraje y un comportamiento en el ring que se correspondía con su comportamiento en la vida: sin provocaciones, sin malentendidos… La petulancia, el orgullo inherente a los campeones, pero también una franqueza y una gran inteligencia ya que ambos estudiaron ciencias”.

Vitali Klitschko, el 1 de diciembre de 2013 en Kiev.
Vitali Klitschko, el 1 de diciembre de 2013 en Kiev. REUTERS/Vasily Fedosenko

Uno de los líderes de Maidán

En la década de 2000, coronado por su éxito en el ring, Vitali Klitschko intentó por primera vez imponerse en la política. Fracasó dos veces en su intento de ganar la alcaldía de Kiev, pero ya demostró un cierto “savoir faire”. «De los otros grandes deportistas que intentaron entrar en política en la década de 2000, él era el más preparado», afirma el periodista Volodymyr Yermolenko. «Hubo otros intentos, como el de Andriy Shevchenko, nuestra estrella del fútbol, pero Klitschko, desde el principio, mostró cierta madurez política».

La carrera política de Vitali Klitschko despegaría realmente con el Maidán, el movimiento proeuropeo que estalló en Kiev en 2014. «Estuvo muy involucrado desde el principio, y se convirtió en uno de los tres líderes del movimiento con Arseni Yatsenyuk y Oleh Tyahnybok. Yatsenyuk era más un intelectual, Tyahnybok era un líder nacionalista, pero Klitchko era más del lado «fuerte» de Maidán,».

Alcaldes en primera línea

Después de Maidán, Vitali Klitschko se planteó ser candidato a la presidencia, pero desistió y acabó apoyando a Petro Poroshenko, que será derrotado en 2019 por Volodymyr Zelensky. Sin embargo, el ex boxeador consiguió ganar la alcaldía de Kiev, un cargo que ha cobrado mucha importancia en Ucrania debido a las reformas de descentralización, que han dado más poder a las grandes ciudades. En opinión de Volodymyr Yermolenko, estas reformas explican el papel crucial desempeñado por los alcaldes de las ciudades asediadas por el ejército ruso desde el comienzo de la guerra.

“Este espíritu de descentralización es muy importante en Ucrania y, por tanto, no todo pasa por Zelensky, hay una pluralidad de poder en Ucrania que es muy importante ahora. Y no sólo Klitchko, también el alcalde de Kharkiv juega un papel importante, también el alcalde de Chernihiv, o el alcalde de Mikolayev. Este espíritu de resistencia proviene de la gente, de las comunidades, de cada ciudadano y, obviamente, está representado por las ciudades, por las autoridades locales”, afirma Yermolenko.

Hoy, a los 51 años, Vitali Klitschko, al igual que su hermano, se ha incorporado a las tropas de reserva del ejército ucraniano, dispuesto a luchar con las armas en la mano para defender su ciudad. Una batalla final para el ex boxeador que se ha convertido en una de las figuras de la resistencia ucraniana.

Radio Francia Internacional