El Parlamento finlandés da un paso más hacia la adhesión a la OTAN


De todos los países europeos que desean ingresar en la OTAN, Finlandia es seguramente el que más ha avanzado en esta dirección. La semana pasada, el gobierno presentó un informe detallado en el que se exponen las implicaciones de la posible adhesión. Este 20 de abril, el informe se debatió en el Parlamento finlandés durante toda la tarde.



Durante el debate, ocho de los 10 grupos parlamentarios votaron a favor de la adhesión a la OTAN. El partido de extrema derecha Verdaderos Finlandeses se pronunció a favor, al igual que el Partido de Centro, y los Verdes, que acaban de cambiar su línea política. En cuanto a los socialdemócratas, el mayor partido de la coalición gobernante, querían que Finlandia se uniera a una alianza militar, aunque sin pronunciar el nombre de la OTAN, informa nuestro corresponsal en Estocolmo, Frederic Faux.

Una cuestión de semanas

Cada uno tiene sus propias ideas sobre lo que Finlandia tendrá que aceptar para beneficiarse de la protección de sus futuros aliados, pero muchos insisten en un punto: esta adhesión no puede producirse sin la de su vecino sueco, con el que mantiene fuertes lazos militares y políticos.

Como la población finlandesa ya está a favor de la OTAN, el siguiente paso podría ser una votación en el Parlamento para solicitar oficialmente el ingreso. Según la primera ministra Sanna Marin, esta decisión es cuestión de semanas y podría anunciarse en la próxima cumbre de la OTAN, que se celebrará en junio en Madrid. Es «muy probable» que Finlandia sea candidata, reconoció el viernes la ministra finlandesa de Asuntos Europeos, Tytti Tuppurainen.

Los 200 miembros del Eduskunta, el Parlamento finlandés, llevan mucho tiempo divididos sobre la cuestión, pero una mayoría de ellos parece estar a favor de la adhesión, según los medios de comunicación, que sólo encontraron 12 en contra.

«Alineamiento militar»

«Está claro que las acciones de Rusia nos han acercado mucho más a un alineamiento militar», ya que Moscú «se ha vuelto despiadado, imprevisible y agresivo», juzgó durante el debate Antti Lindtman, parlamentario del gobernante Partido Socialdemócrata, sin llegar a anunciar ya una marcha atrás de su movimiento, históricamente reacio a entrar en la OTAN.

Sin expresar una recomendación formal, un «libro blanco» presentado la semana pasada por el gobierno a los parlamentarios subraya que sólo la adhesión a la OTAN permite beneficiarse del «paraguas» de su artículo 5 de defensa colectiva.

Aunque rompió con su estricta neutralidad al final de la Guerra Fría y entró en la Unión Europea en 1995, el país nórdico es hoy sólo un socio de la OTAN. La adhesión a la alianza de 30 miembros proporcionaría una disuasión «significativamente mayor» contra un ataque ruso, según el libro blanco.

Radio Francia Internacional