Jhonny anuncia cambios en su gabinete a un año de asumir el mando y alista las «grandes obras»

Esta tarde presentará su informe de manera pública en el Cambódromo. «Los pillos y los flojos no van conmigo», remarcó el alcalde de Santa Cruz de la Sierra.

 

Fuente: El Deber
 

El alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, afronta esta tarde su primer gran examen. Cerca de cumplir su primer año de gestión, ultima la presentación del informe público para esta tarde en el Cambódromo. Será a partir de las 18:00.

Antes de esa cita, Fernández estuvo en los estudios de EL DEBER Radio y resumió, a grandes rasgos, su valoración del primer año como primera autoridad municipal. En el programa ‘Influyentes’ reveló que «va a haber cambios en la Alcaldía» y ya tiene definido su nuevo gabinete. «Ya tenemos los secretarios y faltan algunos directorios», adelantó.

Estos cambios son necesarios para continuar con una gestión eficiente. «Siempre es bueno ajustar», señaló, sobre todo cuando asumió una Alcaldía  «endeudada, con mucho desorden y un gran número de supernumerarios».

Más allá de enumerar los logros alcanzados durante estos doce meses iniciales, Fernández comprometió «grandes obras» en los próximos meses. Detalló algunas de las infraestructuras proyectadas. Enfatizó las obras enfocadas en el Plan Tres Mil como el viaducto en la zona del Obelisco, la doble vía en la avenida La Campana o la unión entre el Palmar de Viruez y el Palmar del Oratorio.

Un enlace vial para acceder de manera fluida al puente del Urubó o el asfaltado de rutas paralelas a la avenida Cristo Redentor permitirán aliviar los colapsos en el tráfico que se producen a ciertas horas.

Más allá de las pavimentaciones, el burgomaestre también prioriza la gestión en salud. Se une con el Gobierno central para impulsar el Centro de Medicina Nuclear en la Pampa de la Isla. Sumará a esta gestión la entrega de un hospital que ofrezca mejores condiciones para el Oncológico.

Y compromete una mejor «planificación  en los hospitales para redistribuir el personal, incrementar los servicios y mejorar la atención».

La seguridad ciudadana contará con la implementación del BOL 110, un programa de vigilancia y prevención impulsado por el Ministerio de Gobierno y que ya funciona en otras ciudades. Reclama «una inversión de Bs 83 millones de los cuales 80 los aporta el Gobierno y  el resto la Alcaldía». El desembolso ya estaría hecho para destrabar, de esta manera, el proyecto que no llegó a Santa Cruz de la Sierra «por las peleas políticas».

Firme contra la corrupción

Durante el primer año de su mandato, Fernández ha destituido a varios colaboradores por temas vinculados a la violencia de género y la corrupción. «Los pillos y los flojos no van conmigo», remarcó. Y respalda su afirmación con un mandato explícito: «he pedido a transparencia mano dura; tras la denuncia, se inician los procesos».

En su lucha contra la corrupción busca en la tecnología un apoyo fundamental. «La corrupción se produce cuando hay mucha burocracia», reconoce y propone la digitalización de los trámites administrativos como una solución para disminuir la burocracia y no depender de los tramitadores. La oficina del Plan Regulador será una de las primeras en reducir la burocracia.

Transporte sí, ambulantes en espera

«No podemos proponer soluciones parciales. He pedido dos estudios profundos para conocer la necesidad de aforo y los trayectos de origen destino para mejorar la ley de Movilidad Urbana». Fernández reconoce como prioridad dicha ley.

Por ello, además de escuchar a todos los sectores, urge contar con el mencionado estudio antes de tomas decisiones. La indagación «podrá extenderse unos tres o cuatro meses», señala, «y la implementación se realizará por etapas».

No dejó pasar la oportunidad para referirse al proyecto del BRT y desechar, una vez más, el circuito que recorre el primer anillo. «Ya fue», concluye. Eso sí, para retirar los cordones que marcan el carril exclusivo para los buses aguarda una orden judicial que lo permita.

La locuacidad habitual del Alcalde le permite esquivar los cuestionamientos sobre el ordenamiento de los vendedores ambulantes que han tomado algunas plazas o veredas de la ciudad. «Hay personas que han salido a vender para ganarse la vida. No forman parte de ningún sindicato o gremio. Solo buscan una forma de generar dinero para sus familias», describe.