La dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) y los ministros de Estado retomarán este martes las negociaciones sobre el incremento salarial. El dirigente cobista Gustavo Arce informó que la propuesta de incremento salarial planteada es “una base de negociación”, por lo que la respuesta del Gobierno “puede ser hacia arriba como también hacia abajo”.

Mientras tanto, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Fernando Barbery, anunció al final de una reunión con el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, que se acatará el incremento salarial que se disponga, aunque advirtió de consecuencias en un momento de reactivación económica.

Montenegro se reunió antes con los dirigentes cobistas a la cabeza del secretario ejecutivo, Juan Carlos Guarachi, para tratar la mejora salarial, aunque no se llegó a un acuerdo.

Se dejó para este martes la continuidad de las conversaciones. “Ahí nos hablará sobre la reposición salarial que está pidiendo la COB, es una base de negociación (el planteamiento de los trabajadores, el incremento) puede ser hacia arriba como también hacia abajo, precisamente eso nos van a decir mañana”, anticipó a la red Uno.

La COB demandó un incremento al salario mínimo de 10% y al haber básico del 7%. Habitualmente el Gobierno oficializa el porcentaje de mejora salarial antes o en el Día del Trabajador, el 1 de mayo.

El viceministro de Política Tributaria, Jhonny Morales, confirmó el domingo que el 1 de mayo, Día del Trabajador, se anunciará un incremento salarial y que actualmente se negocia el porcentaje.

“Siempre hemos enfatizado como Gobierno, a la cabeza del presidente Luis Arce, el tema de que sí tiene que haber un incremento salarial, aquí el tema es cuánto será ese incremento salarial”, respondió en una entrevista con medios estatales.

Montenegro y Barbery coincidieron en que en la reunión sostenida la tarde de este lunes no se trató el tema salarial.

“Absolutamente nada (sobre el incremento salarial), porque no hubo necesidad de abordarlo dado que las posiciones están claras”, explicó Barbery, y recordó que “hemos dicho nada (de mejora) porque las condiciones del país no lo permiten, todo lo que vaya sobre eso –advirtió- será responsabilidad del gobierno, nosotros vamos a acatar”.

La inflación en 2021 llegó a 0,90%, dato que es un referente para reponer el poder adquisitivo de los salarios.