Carta de Sosa a Perovic: “No puedo dar cabida a la desesperación y desesperanza”

La misiva póstuma fue publicada en las redes sociales por familiares de la exalcaldesa de Santa Cruz de la Sierra, quien se encuentra detenida en el penal de Palmasola.

Tras la muerte de Sergio Perovic, en Argentina, la exalcaldesa Angélica Sosa hizo pública una carta póstuma, que escribió dirigida a su esposo fallecido, en la que dice que “no puede dar cabida a la desesperación y desesperanza”.



“Hoy que no estás, que no estarás, siento mucha tristeza, siento una gran opresión en mi pecho, pero viviré con cada recuerdo de nuestra felicidad juntos hasta que volvamos a encontrarnos (…). No puedo dar cabida a la desesperación y desesperanza, pues viajaste en la distancia a un sitio mejor, solo me resta desear paz en tu alma y que la eternidad no será causa de olvido”, señala una parte de la misiva, que fue publicada en las redes sociales mediante sus familiares.

La exautoridad continúa y lamenta que hoy no disfruta de la presencia de su pareja, que “la crueldad y la injusticia” los separaron en los últimos meses, por lo que eleva sus pensamientos y plegarias “en la distancia a la eternidad”.

“Recuerdo con amor cada detalle lleno de cariño, besos, abrazos y nuestro gran amor de más de 37 años, años llenos de ternura y pasión, pues fueron viva llama de nuestro amor. Que descanses en paz mi amado amor Sergio Perovic y si hay otra vida y volviera a nacer, me gustaría encontrarte otra vez”, se lee en la parte final que escribió Sosa, presidenta de la agrupación ciudadana Santa Cruz Para Todos (SPT).

La exalcaldesa cumple una detención preventiva en la cárcel de Palmasola, donde recibió la noticia de la muerte de su pareja de 37 años. Perovic es el segundo familiar de Sosa que fallece mientras ella está en la cárcel. En diciembre de 2021, horas después de que fuera aprehendida, falleció su padre.

Sergio Perovic se casó con Angélica Sosa en Argentina en 1991, después de una relación sentimental que sostuvieron tras conocerse y estudiar en la Universidad Católica de Córdoba, donde ambos estudiaron arquitectura. Luego, la pareja se estableció en la ciudad de Santa Cruz y tuvo cuatro hijos.

Perovic fue sindicado de operar como asesor externo de la Alcaldía, cuando su esposa era autoridad municipal e impartir órdenes a funcionarios municipales, tales como no molestar con controles a boliches nocturnos.

El lunes 30 de mayo próximo, Perovic debía declarar sobre el denominado caso Prestín, por el cual fue denunciado de ser el autor principal de usar fondos de la Alcaldía cruceña para prestar dinero a funcionarios municipales al 10% de interés.

La carta que escribió Sosa a su esposo, desde su encierro en el penal de Santa Cruz:

𝘚𝘦𝘳𝘨𝘪𝘰, 𝘮𝘪 𝘢𝘮𝘰𝘳:

𝘏𝘰𝘺 𝘲𝘶𝘦 𝘯𝘰 𝘥𝘪𝘴𝘧𝘳𝘶𝘵𝘰 𝘥𝘦 𝘵𝘶 𝘱𝘳𝘦𝘴𝘦𝘯𝘤𝘪𝘢, 𝘲𝘶𝘦 𝘭𝘢 𝘤𝘳𝘶𝘦𝘭𝘥𝘢𝘥 𝘺 𝘲𝘶𝘦 𝘭𝘢 𝘪𝘯𝘫𝘶𝘴𝘵𝘪𝘤𝘪𝘢 𝘯𝘰𝘴 𝘴𝘦𝘱𝘢𝘳𝘢𝘳𝘰𝘯 𝘦𝘴𝘵𝘰𝘴 ú𝘭𝘵𝘪𝘮𝘰𝘴 𝘮𝘦𝘴𝘦𝘴, 𝘦𝘭𝘦𝘷𝘰 𝘮𝘪𝘴 𝘱𝘦𝘯𝘴𝘢𝘮𝘪𝘦𝘯𝘵𝘰𝘴 𝘺 𝘮𝘪𝘴 𝘱𝘭𝘦𝘨𝘢𝘳𝘪𝘢𝘴 𝘦𝘯 𝘭𝘢 𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢𝘯𝘤𝘪𝘢 𝘢 𝘭𝘢 𝘦𝘵𝘦𝘳𝘯𝘪𝘥𝘢𝘥.

𝘏𝘰𝘺 𝘲𝘶𝘦 𝘯𝘰 𝘦𝘴𝘵á𝘴, 𝘲𝘶𝘦 𝘯𝘰 𝘦𝘴𝘵𝘢𝘳á𝘴, 𝘴𝘪𝘦𝘯𝘵𝘰 𝘮𝘶𝘤𝘩𝘢 𝘵𝘳𝘪𝘴𝘵𝘦𝘻𝘢, 𝘴𝘪𝘦𝘯𝘵𝘰 𝘶𝘯𝘢 𝘨𝘳𝘢𝘯 𝘰𝘱𝘳𝘦𝘴𝘪ó𝘯 𝘦𝘯 𝘮𝘪 𝘱𝘦𝘤𝘩𝘰, 𝘱𝘦𝘳𝘰 𝘷𝘪𝘷𝘪𝘳é 𝘤𝘰𝘯 𝘤𝘢𝘥𝘢 𝘳𝘦𝘤𝘶𝘦𝘳𝘥𝘰 𝘥𝘦 𝘯𝘶𝘦𝘴𝘵𝘳𝘢 𝘧𝘦𝘭𝘪𝘤𝘪𝘥𝘢𝘥 𝘫𝘶𝘯𝘵𝘰𝘴 𝘩𝘢𝘴𝘵𝘢 𝘲𝘶𝘦 𝘷𝘰𝘭𝘷𝘢𝘮𝘰𝘴 𝘢 𝘦𝘯𝘤𝘰𝘯𝘵𝘳𝘢𝘳𝘯𝘰𝘴.

𝘙𝘦𝘤𝘶𝘦𝘳𝘥𝘰 𝘤𝘰𝘯 𝘢𝘮𝘰𝘳 𝘤𝘢𝘥𝘢 𝘥𝘦𝘵𝘢𝘭𝘭𝘦 𝘭𝘭𝘦𝘯𝘰 𝘥𝘦 𝘤𝘢𝘳𝘪ñ𝘰𝘴, 𝘣𝘦𝘴𝘰𝘴, 𝘢𝘣𝘳𝘢𝘻𝘰𝘴 𝘺 𝘯𝘶𝘦𝘴𝘵𝘳𝘰 𝘨𝘳𝘢𝘯 𝘢𝘮𝘰𝘳 𝘥𝘦 𝘮á𝘴 𝘥𝘦 37 𝘢ñ𝘰𝘴, 𝘢ñ𝘰𝘴 𝘭𝘭𝘦𝘯𝘰𝘴 𝘥𝘦 𝘵𝘦𝘳𝘯𝘶𝘳𝘢 𝘺 𝘱𝘢𝘴𝘪ó𝘯, 𝘱𝘶𝘦𝘴 𝘧𝘶𝘦𝘳𝘰𝘯 𝘷𝘪𝘷𝘢 𝘭𝘭𝘢𝘮𝘢 𝘥𝘦 𝘯𝘶𝘦𝘴𝘵𝘳𝘰 𝘢𝘮𝘰𝘳.

𝘌𝘴𝘵𝘢𝘳á𝘴 𝘱𝘰𝘳 𝘴𝘪𝘦𝘮𝘱𝘳𝘦 𝘦𝘯 𝘮𝘪 𝘤𝘰𝘳𝘢𝘻ó𝘯, 𝘮𝘪 𝘢𝘮𝘰𝘳 𝘚𝘦𝘳𝘨𝘪𝘰. 𝘚ó𝘭𝘰 𝘋𝘪𝘰𝘴 𝘴𝘢𝘣𝘦 𝘲𝘶𝘦 𝘴𝘪𝘦𝘮𝘱𝘳𝘦 𝘦𝘴𝘵𝘶𝘷𝘰 𝘱𝘰𝘳 𝘦𝘯𝘤𝘪𝘮𝘢 𝘥𝘦 𝘤𝘶𝘢𝘭𝘲𝘶𝘪𝘦𝘳 𝘥𝘪𝘧𝘪𝘤𝘶𝘭𝘵𝘢𝘥, 𝘦𝘭 𝘢𝘮𝘰𝘳 𝘲𝘶𝘦 𝘯𝘰𝘴 𝘵𝘦𝘯í𝘢𝘮𝘰𝘴.

𝘕𝘰 𝘱𝘶𝘦𝘥𝘰 𝘥𝘢𝘳 𝘤𝘢𝘣𝘪𝘥𝘢 𝘢 𝘭𝘢 𝘥𝘦𝘴𝘦𝘴𝘱𝘦𝘳𝘢𝘤𝘪ó𝘯 𝘺 𝘥𝘦𝘴𝘦𝘴𝘱𝘦𝘳𝘢𝘯𝘻𝘢,

𝘱𝘶𝘦𝘴 𝘺𝘢 𝘷𝘪𝘢𝘫𝘢𝘴𝘵𝘦 𝘦𝘯 𝘭𝘢 𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢𝘯𝘤𝘪𝘢 𝘢 𝘶𝘯 𝘴𝘪𝘵𝘪𝘰 𝘮𝘦𝘫𝘰𝘳,

𝘴ó𝘭𝘰 𝘮𝘦 𝘳𝘦𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘴𝘦𝘢𝘳 𝘱𝘢𝘻 𝘢 𝘵𝘶 𝘢𝘭𝘮𝘢,

𝘺 𝘲𝘶𝘦 𝘭𝘢 𝘦𝘵𝘦𝘳𝘯𝘪𝘥𝘢𝘥 𝘯𝘰 𝘴𝘦𝘳á 𝘤𝘢𝘶𝘴𝘢 𝘥𝘦 𝘰𝘭𝘷𝘪𝘥𝘰.

𝘕𝘰𝘴 𝘲𝘶𝘦𝘥𝘢 𝘦𝘭 𝘳𝘦𝘤𝘶𝘦𝘳𝘥𝘰 𝘥𝘦 𝘭𝘰𝘴 𝘥í𝘢𝘴 𝘧𝘦𝘭𝘪𝘤𝘦𝘴 𝘷𝘪𝘷𝘪𝘥𝘰𝘴, 𝘯𝘶𝘦𝘴𝘵𝘳𝘰𝘴 𝘤𝘶𝘢𝘵𝘳𝘰 𝘩𝘪𝘫𝘰𝘴 𝘲𝘶𝘦 𝘢𝘥𝘰𝘳𝘢𝘮𝘰𝘴 𝘺 𝘲𝘶𝘦 𝘢𝘮𝘰 𝘤𝘰𝘯 𝘵𝘰𝘥𝘢𝘴 𝘮𝘪𝘴 𝘧𝘶𝘦𝘳𝘻𝘢𝘴; 𝘯𝘶𝘦𝘴𝘵𝘳𝘰𝘴 𝘢𝘮𝘢𝘥𝘰𝘴 𝘯𝘪𝘦𝘵𝘪𝘵𝘰𝘴 𝘧𝘳𝘶𝘵𝘰 𝘥𝘦 𝘭𝘢 𝘱𝘢𝘴𝘪ó𝘯 𝘺 𝘦𝘭 𝘢𝘮𝘰𝘳 𝘲𝘶e 𝘦𝘹𝘪𝘴𝘵𝘦 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦 𝘵𝘰𝘥𝘰𝘴 𝘯𝘰𝘴𝘰𝘵𝘳𝘰𝘴.

𝘓𝘢 𝘮𝘶𝘦𝘳𝘵𝘦 𝘭𝘰𝘨𝘳ó 𝘴𝘦𝘱𝘢𝘳𝘢𝘳𝘯𝘰𝘴 𝘵𝘦𝘮𝘱𝘰𝘳𝘢𝘭𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦, 𝘮á𝘴 𝘯𝘰 𝘰𝘭𝘷𝘪𝘥𝘢𝘳é 𝘦𝘭 𝘤𝘢𝘮𝘪𝘯𝘰 𝘳𝘦𝘤𝘰𝘳𝘳𝘪𝘥𝘰 𝘫𝘶𝘯𝘵𝘰𝘴, 𝘭𝘰𝘴 𝘮𝘪𝘭𝘦𝘴 𝘥𝘦 𝘥𝘦𝘵𝘢𝘭𝘭𝘦𝘴, 𝘵𝘶 𝘥𝘦𝘥𝘪𝘤𝘢𝘤𝘪ó𝘯, 𝘨𝘦𝘯𝘵𝘪𝘭𝘦𝘻𝘢, 𝘢𝘮𝘰𝘳 𝘺 𝘱𝘢𝘴𝘪ó𝘯 𝘤𝘰𝘯 𝘭𝘢 𝘲𝘶𝘦 𝘮𝘦 𝘵𝘳𝘢𝘵𝘢𝘴𝘵𝘦, 𝘵𝘰𝘥𝘰 𝘭𝘢 𝘤𝘳𝘦𝘢𝘵𝘪𝘷𝘪𝘥𝘢𝘥 𝘺 𝘥𝘪𝘯𝘢𝘮𝘪𝘴𝘮𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘴𝘪𝘵𝘢𝘣𝘢𝘴 𝘦𝘯 𝘵𝘰𝘥𝘰𝘴 𝘯𝘶𝘦𝘴𝘵𝘳𝘰𝘴 𝘥𝘦𝘴𝘢𝘧í𝘰𝘴.

𝘘𝘶𝘦 𝘥𝘦𝘴𝘤𝘢𝘯𝘴𝘦𝘴 𝘦𝘯 𝘱𝘢𝘻 𝘮𝘪 𝘢𝘮𝘢𝘥𝘰 𝘢𝘮𝘰𝘳 𝘚𝘦𝘳𝘨𝘪𝘰 𝘗𝘦𝘳𝘰𝘷𝘪𝘤.

𝘠 𝘴𝘪 𝘩𝘢𝘺 𝘰𝘵𝘳𝘢 𝘷𝘪𝘥𝘢 𝘺 𝘷𝘰𝘭𝘷𝘪𝘦𝘳𝘢 𝘢 𝘯𝘢𝘤𝘦𝘳, 𝘮𝘦 𝘨𝘶𝘴𝘵𝘢𝘳í𝘢 𝘦𝘯𝘤𝘰𝘯𝘵𝘳𝘢𝘳𝘵𝘦 𝘰𝘵𝘳𝘢 𝘷𝘦𝘻.

𝘛𝘦 𝘢𝘮𝘰

𝘈𝘯𝘨é𝘭𝘪𝘤𝘢.