India: caos en el puerto de Deendayal tras la prohibición de exportar trigo


Las autoridades indias vetaron el sábado la exportación de trigo en un intento de garantizar el consumo local y contener la inflación. Pero la repentina decisión ha provocado el caos en uno de los principales puertos donde se iba a embarcar el grano.



Con Sébastien Farcis corresponsal de RFI en Nueva Delhi y AFP

Se calcula que 5.000 camiones y 1,5 millones de toneladas de trigo están bloqueados en el puerto de Deendayal, en la región noroccidental de Guyarat. Estos camiones se dirigían a las regiones agrícolas cuando se tomó la decisión de prohibir las exportaciones privadas de trigo en las primeras horas del sábado.

Segundo productor mundial de trigo, India prohibió a sus exportadores cerrar nuevos acuerdos de venta sin la aprobación previa del gobierno, que justificó la medida por la inflación del precio y la inseguridad alimentaria.

Enorme atasco

El martes 17 de mayo, el gobierno aceptó permitir la salida de los envíos ya aprobados por las aduanas, lo que debería afectar al 10% de los mismos. Cuatro buques cargados parcialmente con unas 80.000 toneladas de este material esperan poder zarpar.

Los responsables portuarios indicaron que la mercancía llegada antes del 13 de mayo, la fecha en que el gobierno notificó la suspensión de exportaciones, podrá ser enviada a destinos como Egipto o Corea del Sur en virtud de acuerdos anteriores.

«Sin embargo, los camiones cargados de trigo llegados al puerto después del 13 de mayo deberán regresar con la mercancía», declaró Om Prakash Dadlani, portavoz del puerto.

La Cámara de Comercio de Gandhidham, ciudad del estado de Guyarat, estimó que 400.000 toneladas de trigo procedentes de otras regiones productores de trigo estaban bloqueadas.

Para el resto, su destino es incierto, y esto está creando un caos logístico: los camiones están bloqueados, creando un enorme atasco, y sus conductores están sufriendo de hambre y sed en el clima abrasador.

Mucho más trigo disponible en la India

Los muelles están ocupados con barcos que esperan, y los almacenes están saturados con todo ese trigo, impidiendo la exportación de otros granos como el arroz y el azúcar.

La única buena noticia, y esta es una de las principales razones de la prohibición, es que de repente hay mucho más trigo disponible en la India, por lo que su precio en los mercados locales ha bajado entre un 6 y un 19%, dependiendo de la región.

Los ministros de Agricultura del G7 criticaron la decisión de India que puede «agravar la crisis» de materias primas en el mundo.

Hasta ahora, este gran país del sur de Asia había mostrado su predisposición a mantener el mercado mundial ante los problemas de abastecimiento provocados por la invasión de Ucrania, que generaba un 12% de las exportaciones mundiales.

India explica que la medida busca garantizar la seguridad alimentaria de sus 1.400 millones de habitantes.

La canícula del pasado marzo, la más intensa registrada en India con temperaturas superiores a 45ºC, ha afectado a las regiones productoras de trigo en el norte del país y puede recortar la producción de este cereal en un 5% este año.

El precio del trigo marcó un nuevo récord el lunes en la apertura del mercado europeo a 435 euros la tonelada.

Radio Francia Internacional