Juan Carlos Sánchez: «Los últimos minutos estuve apretando para que no supere el récord»

El ex goleador de Blooming se emocionó este miércoles con los goles de Julián Álvarez. El delantero de River Plate de Argentina hizo seis goles en el triunfo de su equipo ante Alianza Lima de Perú por Copa Libertadores
Carlos Jordan Paz

​Fuente: eldeber.com.bo

Juan Carlos Sánchez  estuvo pegado a la tele la noche de este miércoles para ver el partido que jugó Wilstermann en Cochabamba con Everton de Chile por la Copa Sudamericana, sin embargo en los últimos minutos de este encuentro tuvo que cambiar de canal porque se enteró que River Plate de Argentina goleaba a Alianza Lima de Perú y seis goles había marcado Julián Álvarez.

 

Fueron momentos tensos para el exgoleador de Blooming, ya que durante 37 años mantuvo el record de haber marcado seis goles en un partido de Copa Libertadores.

“Los últimos minutos estuve apretando para que no supere el récord”, dijo el ex ariete argentino naturalizado boliviano que ahora tiene 66 años.

Y cómo no iba a emocionarse si Julián Álvarez es un depredador ante sus rivales y por su efectividad el Manchester City de Inglaterra compró su ficha en 24 millones de dólares aproximadamente.

“Igual estoy tranquilo porque ahora comparto el récord. Julián es un gran goleador; además, es de selección y pronto se va a un gran club como Manchester City. No lo hizo cualquiera”, dijo Sánchez, quien en la Copa Libertadores de 1985 le hizo seis goles a Deportivo Italia de Venezuela. Ese encuentro se jugó en el estadio Tahuichi y Blooming lo ganó por 8-0.

“Es un récord que siempre será recordado. Dos veces estuvieron cerca de igualarlo o superarlo. Recuerdo que Alfredo Moreno con Boca marcó cinco contra Blooming y también Ignacio Scocco, de River, le hizo cinco a Wilstermann. La tercera fue la vencida”, expresó Sánchez quien radica en Montero y vive con su hijo Carlos Omar, papá de Juan Francisco, que nació el 12 de mayo pasado y ahora la chochera del abuelo goleador.

Sánchez confesó que se siente orgulloso de haber conseguido esta marca histórica para el fútbol sudamericano porque considera que para Bolivia y Blooming fue y será importante. 

“Lo grandioso es que este logro lo hizo un boliviano. Fue algo lindo porque lo disfrutó mi familia, mis amigos y los periodistas”, expresó el ex goleador, que fue el máximo artillero de la Copa Libertadores de 1985 con 11 anotaciones. Un año después también terminó en la cima de los artilleros. Marcó 9, pero con los colores de Wilstermann.