Tiroteo en Buffalo: Algunos se escondieron en neveras de leche para salvarse

Las autoridades investigan el tiroteo como un crimen de odio y un acto de extremismo violento con motivaciones raciales. De las 13 víctimas que sufrieron disparos, 11 eran negras.

Cuando Jerome Bridges escuchó los disparos en un supermercado de Buffalo, Nueva York, este sábado, corrió para poner a salvo del tiroteo a algunos de sus compañeros de trabajo y clientes en la sala de descanso de la tienda. Los encerró adentro con un pesado escritorio.



 

Fuente: CNN

«Todo lo que escuchabas eran disparos, disparos constantes: disparos, disparos y disparos», recordó Bridges, quien es coordinador de escaneo en Tops Friendly Markets.

 

«Las personas se dispersaban por el lugar. Gritaban, lloraban, hablaban: ‘Hay un atacante en la tienda'», añadió.

Bridges trató de que las personas permanecieran en silencio porque los disparos se acercaban a los mostradores de comida que estaban cerca de ellos, le dijo a CNN.

«Solo quería asegurarme de mantener a los clientes y a mis otros tres compañeros de trabajo muy seguros. Entonces, incluso si me hubiera muerto, habría sido, ya sabes, morir protegiéndolos», dijo.

Al sospechoso del tiroteo, Payton S. Gendron, de 18 años, lo acusan de matar a 10 personas y herir a otras tres en un tiroteo masivo con motivaciones racistas, que apuntó contra un vecindario predominantemente negro. Gendron, quien es blanco, se declaró inocente de un cargo de asesinato, según las autoridades, y agregaron que se esperan otros cargos en su contra.

El sospechoso compareció ante la corte este jueves, llevando un uniforme naranja y una mascarilla, además de estar esposado y rodeado de policías. Se ordenó que Gendron permaneciera bajo prisión preventiva y se espera que vuelva a comparecer ante la justicia el 9 de junio. Su abogado Brian Parker no hizo comentarios.

Mientras se llevaban al sospechoso después de su comparecencia ante el tribunal, alguien en la sala abarrotada gritó: “¡Payton, eres un cobarde!”.

tiroteo buffalo
Jerome Bridges se atrincheró a sí mismo y a otros en una trastienda y se escondió hasta que detuvieron al atacante.

Las autoridades investigan el tiroteo como un crimen de odio y un acto de extremismo violento con motivaciones raciales. De las 13 víctimas que sufrieron disparos, 11 eran negras.

Las publicaciones en línea que hizo Gendron en la aplicación de chat Discord muestran que el supuesto atacante eligió ese vecindario por su población mayoritariamente negra. El código postal de la tienda, 14208, es un 78% negro, según la Encuesta de Comunidad Estadounidense de 2020 de la Oficina del Censo.

Esconderse en una nevera para leche

Una familia negra de tres quedó separada por cerca de 20 minutos durante el tiroteo masivo. Luego describieron lo angustioso que era no saber si todos estaban a salvo cuando sonaban los disparos.

Lamont Thomas y su hija Londin, de 8 años, buscaban mezcla de pastel para el cumpleaños de su madre, Julie Harwell, cuando oyeron los primeros disparos. Harwell estaba en otro lugar de la tienda cuando se perpetró el tiroteo.

Thomas y su hija siguieron a un empleado de la tienda hacia la sección de las neveras para leche y se escondieron allí mientras esperaban que los disparos terminaran, dijo Thomas a Don Lemon, de CNN, en la noche de este miércoles.

«Y luego, cuando el atacante todavía estaba disparando, él intentó de hecho disparar a las neveras, pero las balas nunca penetraron», recordó Thomas. «Pudimos ver la leche a la que disparó… goteando». Y agregó que se sintió aliviado cuando las balas no los alcanzaron.

Las publicaciones del sospechoso en redes sociales ahora son clave para la investigación porque ofrecen detalles de cómo planeó su ataque y sus motivos.

En mensajes que se publicaron primero en Discord ––y luego más ampliamente en 4chan, un foro en línea lleno de odio––, Gendron dijo que visitó la tienda de comestibles varias veces el 8 de marzo para inspeccionar su distribución. También tomó nota de cuántas personas blancas y negras compraron durante sus visitas y dibujó un mapa del interior de la tienda, según sus publicaciones.

 

Los investigadores también revisan un documento racista de 180 páginas que, dicen, Gendron escribió y publicó en línea poco antes del tiroteo. En él, el sospechoso confiesa el ataque y se describe a sí mismo como fascista, supremacista blanco y antisemita.

Las señales que dio el sospechoso

En junio, Gendron dio una señal de violencia cuando hizo un proyecto escolar sobre asesinatos-suicidios mientras era alumno de la secundaria Susquehanna Valley Central High School en Conklin, Nueva York, dijeron las autoridades.

La policía recibió un llamado de la escuela y, posteriormente, a Gendron lo llevaron a una evaluación de salud mental. Luego, quedó libre. En ese momento, la policía no solicitó una orden de protección de «bandera roja» en su contra.

La Ley Bandera Roja, también conocida como la ley de órdenes de protección contra riesgos extremos, está diseñada para evitar que cualquier persona que muestre signos de representar una amenaza para sí misma o para otros pueda comprar un arma de fuego, según el sitio web de Nueva York.

Pero, como la evaluación no representó un compromiso obligatorio, no impidió que el supuesto atacante comprara o poseyera un arma según la ley federal, dijo Beau Duffy, portavoz de la Policía del Estado de Nueva York.

Más medidas tras tiroteo en Buffalo

Desde el tiroteo, la gobernadora Kathy Hochul ha propuesto un paquete de leyes sobre armas, así como otros cambios en el protocolo para aplicar la ley cuando una persona demuestra que puede ser un riesgo para sí misma o para los demás.

Este miércoles, Hochul dijo que firmaría un decreto que exige que la policía estatal presente una «orden de protección de riesgo extremo» bajo la ley de bandera roja cuando crea que un individuo es una amenaza para sí mismo o para otros.

El paquete de leyes de armas apuntaría a cerrar los vacíos legales con respecto a los tipos específicos de armas que quedan fuera de las regulaciones actuales, incluidas las armas ocultas de alta potencia y aquellas que pueden modificarse para contener cargadores de alta capacidad, añadió.

La legislación propuesta solucionaría «solo uno de esos enormes vacíos por las que se puede conducir un camión», dijo.

Mark Morales, Eric Levenson, Shimon Prokupecz, Kimberly Berryman, Liam Reilly, Mark Morales y Kristina Sgueglia, todos de CNN, contribuyeron a este informe.