Cae Misael Nallar, yerno del narco Lima Lobo y acusado de ejecutar a tres policías, son 14 los investigados

LAS PERSONAS QUE ESTUVIERON CON NALLAR EL DÍA DEL CRIMEN SERÁN CITADAS A DECLARAR. Misael Nallar, yerno de Einar Lima Lobo (extraditado en mayo de 2021 a Brasil), es parte de un grupo de familias ligadas al narcotráfico desde la década de los 80, según una publicación del periódico El País.

Fuente: Página Siete / La Paz 

La Policía Boliviana logró la captura de Misael Nallar Viveros, sindicado como el autor intelectual del asesinato de dos sargentos y un policía voluntario del Gacip en el municipio de Porongo, en Santa Cruz. El reporte preliminar da cuenta que Nallar junto a tres colombianos ejecutaron con 12 tiros a las tres víctimas; se presume que estaban de rodillas el momento en que les dispararon por la espalda.



Nallar es yerno de Einar Lima Lobo, quien fue extraditado a Brasil en mayo de 2021 y ahora purga una condena de 14 años por narcotráfico en ese país. Su esposa, Fernanda Lima Lobo, es una de las 11 personas implicadas y testigo del hecho, según el reporte policial.

El comandante de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, informó ayer que de acuerdo a la declaración de un mecánico (testigo del hecho) y a las evidencias halladas, los atacantes se movilizaron en un vehículo con placa de control 5345 SAE, que era conducido por Nallar, por eso se presume su participación como autor de los tres asesinatos.

Además, como agravante está el informe de los peritos del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial que revela la crueldad del asesinato.

“Lo grave es que durante la reconstrucción del hecho realizado por personal del instituto, se permite verificar que los (12) disparos (que impactaron en los tres policías) han sido de arriba hacia abajo y de adelante hacia atrás. Quiere decir que los funcionarios, los camaradas, se encontraban en posición de arrodillado con las manos en el suelo”, detalló Aguilera.

De acuerdo a las diapositivas presentadas, los disparos fueron realizados por la espalda y el tirador estaba de pie a poca distancia. “Encontramos en la humanidad del sargento Eustaquio Alano cuatro impactos por arma de fuego, en diferentes regiones del cuerpo; en tanto que en el cuerpo del sargento Chávez se hallaron dos impactos y en el cuerpo del voluntario José Candia, seis impactos, hacemos una sumatoria de 12 proyectiles que han hecho efecto, pero la Policía ha colectado 17 vainas (de balas) en la escena del crimen”, afirmó el comandante de la Policía.

El calibre de los proyectiles usados, según la pericia, fueron de 7.62 y 5.56 milímetros, munición de armas de uso militar, señaló Aguilera, quien dio ese informe preliminar ayer a las 17:50. Afirmó que hasta ese momento se tomaron las declaraciones de seis personas, dos de ellas testigos, un mecánico y un subteniente, quien supuestamente dio la alerta del hecho, luego de huir del lugar ante los disparos.

También se había realizado el allanamiento y registro de cinco inmuebles, uno de ellos alquilado y en el que vivían los tres colombianos, señalados como presuntos guardaespaldas de Nallar. Los extranjeros que ingresaron a Bolivia de forma ilegal fueron identificados como Jhon Walter Tivaruiz Hernández, Raúl Caballero Mosquera y Esteban Beltrán Muñoz, único detenido.

Paralelo al crimen, se identificó otra camioneta rentada a una empresa de alquiler de autos, que tendría más de 100 vehículos registrados a su nombre, uno de los cuales fue alquilado a los colombianos. Aguilera señaló que hay dos empresas del mismo tipo bajo investigación por legitimación de ganancias ilícitas; se secuestraron cuatro autos y 20 cuadratracks.

Unos minutos después de terminada la conferencia de prensa, el personal de apoyo informó a Aguilera que se había logrado la captura de Misael Nallar y era trasladado a celdas policiales.

Hasta el cierre de la edición de esta nota se desconocía el lugar al que fue trasladado el yerno de Lima Lobo y de forma extraoficial se reportó del allanamiento a otros inmuebles de esa familia.

La investigación inicial reveló que el martes, feriado por el año nuevo andino, Nallar y un grupo de personas protagonizaron incidentes con el manejo de vehículos, tipo cuadratracks, en presunto estado de ebriedad. Se conoce que los policías a bordo de una camioneta se presentaron a aquel lugar, pero quedaron varados en la arena.

Ante los disturbios protagonizados por Nallar, los dos sargentos y el policía voluntario del Grupo de Apoyo Civil a la Policía (Gacip) intervinieron.

Aguilera señaló que en el lugar del hecho se halló una granada de gas usada por el voluntario contra Nallar y sus acompañantes, lo que generó la reacción violenta de los hombres armados.

La Policía aún no aclaró la versión sobre que Nallar pidió a los colombianos, según los testigos, llamar a un policía con el grado de mayor, identificado solo por su apellido, Muñoz, supuesto jefe de una unidad antinarcóticos, quien debía “limpiar lo sucedido”.

Asimismo, se presentaron a declarar ante la Policía, de forma voluntaria, Rebeca Foanini y José David Flores, señalados como testigos del hecho. Mientras el conductor de la página de Facebook “Pikilu Sport”, también se pronunció. Los tres negaron haber presenciado el crimen.

Datos de testigos

Mecánico El comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, detalló ayer en su informe que el vehículo de los tres efectivos asesinados se enfangó en una zona de arena, por lo que tuvieron que llamar al responsable de la unidad de seguridad, “subteniente Céspedes”, quien acudió al lugar con el mecánico Leonardo Vaca. Ambos declararon que dos sujetos vestidos con chalecos verdes bajaron de un vehículo y dispararon contra los tres policías.

 

Fuente: El Deber
Ariel Melgar Cabrera
 

La Policía Bolivia, a través de sus unidades especiales, logró esclarecer el asesinato de los tres uniformados en Porongo, tras varios operativos realizados que dieron con la captura de seis personas, entre ellos el principal responsable de nombre Misael Nallar Viveros, y el secuestro de cinco vehículos. Además de varios allanamientos en viviendas y haciendas.

Los tres uniformados asesinados en la comunidad Los Cuchis de Porongo son: el sargento mayor Eustaquio Olano, el sargento 2do Alfonso Chávez y el voluntario del Gacip, Daniel Candia Orihuela, quienes fueron abatidos con disparos de armas de grueso calibre.

Por este triple asesinato son por lo menos 14 las personas investigadas, de las cuales seis ya fueron capturadas en diferentes operativos policiales. Entre los aprehendidos se destaca Misael Nallar Viveros, quien es considerado el autor intelectual y es yerno de Jesús Einar Lima Lobo, quien el pasado año fue extraditado a Brasil por delitos relacionados con el tráfico internacional de drogas.

El comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, indicó que los otros aprehendidos son: Esteban Beltrán Muñoz, súbdito colombiano, y David Yañez Calle. El primero había participado en el asesinato de los uniformados y el segundo era cuidante de la propiedad La Envidia de San Ramón, que pertenece a Nallar.

En esta hacienda se encontraron equipos de comunicación y cajas vacías de armas de fuego de grueso calibre, según el jefe policial. Estos dos sujetos ya están en celdas de la Felcc junto a Misael Nallar.

Los otros tres arrestados son los caseros de la propiedad La Bendita de Guarayos. Durante el allanamiento a este lugar se encontraron tres pumas, que estaban dentro de un cerco de malla metálica.

Aguilera detalló que los otros autores del crimen son: el colombiano Jhon Wálter Ibaruiz Hernández y el boliviano Leonor José Flores Claros, quienes tienen alerta migratoria, pues se presume que dispararon contra los tres uniformados

Mientras que los otros supuestos implicados son: María Fernanda Lima Lobo Roman (esposa de Nallar), Rodrigo Gutiérrez, Carlos Flores Arellano, Rebeca Foianini, José David Flores Aguirre, Eduardo Aponte Estensoro, María Guadalupe Núñez Sánchez y Roger Gutiérrez Tarabillo.

Según Aguilera, estas personas estuvieron con los autores del asesinato, minutos antes de que se cometan los crímenes, por lo que dijo que “solicitarán al Ministerio Público que sean citados a declarar”.