Clubes cruceños comprarán cámara hipobárica para que sus planteles se preparen para rendir mejor en la altura

Oriente Petrolero, Blooming, Guabirá y Royal Pari invertirán en la compra de este equipo cuyo costo es de aproximadamente 300.000 dólares.
Carlos Jordan Paz

​Fuente: eldeber.com.bo

Cuatro de los cinco clubes cruceños harán una inversión conjunta para adquirir una cámara hipobárica con el fin de que sus respectivos planteles puedan prepararse mejor para jugar ante equipos de la altura.

La iniciativa de Oriente Petrolero, Blooming, Guabirá y Royal Pari surge ante la aspiración de los equipos de esta región del país de conseguir títulos, que no se les da desde el 2015 cuando Sport Boys Warnes fue campeón del torneo Apertura.

La espera de nuevos logros de los dos grandes de Santa Cruz, Blooming y Oriente Petrolero, data ya de más de una década. El último título de la academia cruceña fue en el Clausura de 2009 y de Oriente en el Clausura de 2010.

Desde entonces, los títulos nacionales les han sido esquivos a los representativos orientales. De ahí es que haya ahora una propuesta para tener más posibilidades de sacar puntos cuando enfrenten a equipos que hacen de local en sedes que están arriba de los 2.000 metros de altitud.

Según Rafael Paz, presidente de Guabirá, la cámara hipobárica tiene un costo de aproximadamente 300 mil dólares, gasto que sería compartido como la utilización misma del equipo, al que acuden también los clubes sudamericanos y las selecciones de este lado del continente cuando les toca jugar en ciudades como La Paz y Potosí, sea Copa L

¿Qué es la cámara hipobárica?

 

Se trata de un estructura que por lo general lo utilizan centros de medicina aeroespacial. La finalidad del aparato es simular la falta de oxígeno (hipoxia), que es lo que sufren los futbolistas y los deportistas en general a la hora de competir en la altitud.

 

La cámara hipobária, según la Sociedad Española de Medicina Aeroespacial, es un habitáculo conectado a una motobomba, capaz de extraer el aire existente en el interior y crear así una situación de vacío, teniendo capacidad de reducir la presión barométrica interior total hasta 8 mm/Hg semejante a la existente a 30.500 m. de altitud sobre el nivel del mar.

La Cámara hipobárica es idónea para reproducir las condiciones de presión barométrica total y la parcial de los gases componentes del aire, que existen a distintos niveles de altitud en la atmósfera, siendo un instrumento ideal para someter a los aviadores y deportistas a distintas prácticas de entrenamiento fisiológico.

La cámara está divida en dos compartimentos cuyas presiones interiores (altitud simulada) pueden ser controladas independientemente.

 El compartimento principal tiene capacidad para acomodar diez personas sentadas más dos instructores u observadores. El compartimento de Descompresión Rápida puede alojar a dos personas sentadas y a un instructor u observador de pie.

 

La Cámara está dotada tanto de unos sistemas de control como de seguridad de alto nivel; desde el punto de vista médico permite la monitorización de actividades cerebrales (EEG), cardíacas (ECG), musculares (EMG) y consumo de oxígeno.