El Estado destinó casi la mitad de los impuestos para importar combustibles

Según datos oficiales, las importaciones de gasolina y diésel en cuatro meses sumaron $us 952,2 millones, mientras que la recaudación de impuestos en el cuatrimestre fue de Bs 14.148 millones ($us 2.000 MM).

Fuente: paginasiete.bo



El Estado destinó casi la mitad de lo que recaudó en impuestos a la importación de combustibles, que en cuatro meses del año se disparó hasta 952,4 millones de dólares, según datos oficiales procesados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

Hasta abril se internó del exterior diésel por un valor de 605,9 millones de dólares. Además, se importó gasolina por un valor de 346,5 millones de dólares (observar cuadro).

En el mismo período (enero -abril) la recaudación por los tributos IVA, IUE, IT, entre otros, alcanzó los 14.148,1 millones de bolivianos.

Ese monto equivale a 2.032 millones de dólares. Es decir que los 952,2 millones de dólares de importación de combustibles representan casi la mitad de lo recaudado por el SIN en el primer cuatrimestre del año.

El analista financiero Jaime Dunn opinó que esto muestra que los ingresos cada vez son menores que los gastos y el alza de los precios internacionales del petróleo ya no benefician porque el país no cuenta con las reservas de gas de antes.

Advirtió que los 952 millones de dólares de importación de combustibles hasta fin de año pueden crecer más. “Eso puede llegar a un punto de que las importaciones de combustibles superarán los ingresos por las exportaciones de gas natural”, afirmó el analista.

Datos del INE revelan que las exportaciones de gas natural hasta abril llegaron a 910,5 millones de dólares, un 35,4% más que en 2021 en similar período.

Dunn sostuvo que las importaciones de combustibles afectan a las reservas internacionales netas (RIN), hay menos recursos y el gasto es más alto y el déficit fiscal crece.“El Gobierno afirma que no va a subir el precio de los carburantes, pero la realidad se impone, o reduces gasto o aumentas ingresos, la gran pregunta es cómo se va resolver ese dilema”, observó.

El presidente del Colegio de Economistas de Tarija, Fernando Romero, explicó que hasta abril el Estado ya gastó en importación de carburantes 952,4 millones de dólares, un 45% de todo lo que se importó en toda la gestión 2021.

Añadió que esto es por el efecto del alza de precios. El valor promedio de la tonelada de diésel 1.002 dólares es superior en 35% al de 2021 y el de la tonelada de gasolina 956 dólares es mayor en 14%.

Según el Presupuesto General del Estado (PGE) 2022 la subvención a los hidrocarburos se estimó en 4.794,6 millones de bolivianos (688,8 millones de dólares) con un precio promedio del petróleo de 50,47. Pero al 10 de junio la cotización internacional del barril de crudo (WTI) está en 121,8 dólares.

“Con ese precio la subvención será mayor, pero suponiendo que se mantiene el barril de petróleo en 100 dólares, el gasto total podría ascender aproximadamente a los 1.364 millones de dólares este año”, alertó.

Romero indicó que el desequilibrio en todos los mercados de materias primas, energías, petróleo, transportes y alimentos, entre otros, traerá desequilibrios en los presupuestos nacionales proyectados, sobre todo en gasto público, inflación y crecimiento económico. “Al Estado le costará más, lo cual se reflejará en mayor déficit fiscal, mayor necesidad de divisas y una presión mayor a las RIN, sin olvidar que debemos pagar también nuestra deuda externa”, dijo.

YPFB importará directamente

YPFB modificó el Reglamento de Contratación Directa de Obras, Bienes y otros en el marco del Decreto Supremo 29506 mediante la Resolución de Directorio 30-2022 que incorpora el artículo 14 (Bis).

De esa manera se podrá solicitar la contratación directa para la provisión de suministro de hidrocarburos líquidos a fin de evitar desabastecimiento, según se lee en ese artículo. Esto se hará con cotizaciones solicitadas y remitidas por proponentes.

Fuente: paginasiete.bo