El MAS «está afanado en que el pueblo olvide el fraude», dice Camacho tras postura de relator de la ONU sobre juicio a Añez

El relator de la ONU, Diego García-Sayán, dijo que Jeanine Añez tiene derecho a un juicio de responsabilidades.

El gobernador Luis Fernando Camacho interpuso el recurso. Foto de archivo
El gobernador Luis Fernando Camacho interpuso el recurso. Foto de archivo.

Fuente: Unitel

El gobernador cruceño, Fernando Camacho se pronunció tras las declaraciones del relator de la Organización de las Naciones Unidad (ONU), Diego García Sayán quien dijo que Jeanine Añez debía haber enfrentado un juicio de responsabilidades, no un juicio ordinario.



Al respecto, Camacho sostiene que las declaraciones del relator son contundentes, pues reflejan «la fuerte preocupación de la comunidad internacional por la confesión de Evo Morales (dirigente del MAS y expresidente)». 

El relator de la ONU indicó que «las señales de posible intervención del poder político en este proceso judicial preocupan a la comunidad internacional. La justicia boliviana tiene la oportunidad de hacer las correcciones que resulten necesarias ante el recurso de apelación y revisión, si se presentase».

Ante ello, Camacho señaló «la descarada injerencia política del Gobierno del MAS sobre el sistema judicial en el juicio de #JeanineAñez, solo es una prueba más de que están afanados de que el pueblo olvide el fraude electoral monumental que cometió Evo y el MAS para perpetuarse en el poder».

Además, en su cuenta de twitter expresó que: «Corrupción, injerencia política y falta de independencia son los tres elementos que definen al actual sistema judicial boliviano, el cual se ha convertido en el más corrupto de la historia de Bolivia; tal como los ciudadanos saben, ya que padecen día a día la desgracia de la vergonzosa justicia masista».

Este viernes 10 de junio Añez fue sentenciada a 10 años de cárcel en el caso Golpe de Estado II. Se prevé que este miércoles 15 de junio se lea la sentencia extensa. 

Finalizó asegurando que el gobierno de  Evo Morales se convirtió en la persona más corrupta de la historia de Bolivia.