Evo niega injerencia política en la justicia, dice se busca desestabilizar al Gobierno y convoca a los movimientos sociales

El debate sobre una injerencia política en el proceso judicial que se siguió por el caso ‘Golpe II’ en contra de Jeanine Añez, y que terminó con una sentencia de 10 años de cárcel en contra de la exmandataria de Bolivia, surgió el fin de semana, después de que Evo hablara de una reunión entre autoridades de Gobierno, del Legislativo y la dirigencia del MAS en la que se decidió procesar a Añez por la vía ordinaria y no así mediante un juicio de responsabilidades.

  • El expresidente Evo Morales. | APG

Fuente: Los Tiempos / Oxígeno

A través de un hilo de mensajes en su cuenta de Twitter, el expresidente del Estado y actual líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, afirmó hoy que las denuncias de una injerencia de la política en la justicia son parte de una «guerra sucia» que, en el fondo, busca impunidad a favor de los responsables del presunto golpe de Estado y masacres ocurridas el 2019 y también desestabilizar al actual gobierno de Luis Arce.

«Denunciamos ante el pueblo boliviano y la comunidad internacional que la derecha golpista, responsable del golpe de Estado, masacres, corrupción y violaciones de Derechos Humanos ha puesto en marcha una campaña política de guerra sucia y falsedad con tal de conseguir impunidad. Estos políticos que perdieron la elección después de saquear al Estado y asesinar a nuestros hermanos, denuncian una supuesta «injerencia política» en la justicia, pero son ellos los que presionan, amenazan y atacan a jueces para evitar responder por sus crímenes ante la justicia», señaló Morales en la popular red social.



El debate sobre una posible injerencia política en el proceso judicial que se siguió por el caso ‘Golpe II’ en contra de Jeanine Añez, y que terminó con una sentencia de 10 años de cárcel en contra de la exmandataria, surgió el fin de semana, después de que Morales hablara de una reunión entre altas autoridades de Gobierno, del Legislativo y la dirigencia del MAS en la que se decidió procesar a Añez por la vía ordinaria y no así mediante un juicio de responsabilidades.

Las palabras de Morales serían prueba de una posible injerencia política en el proceso judicial y son motivo de «preocupación internacional», según expresó Diego García- Sayán, el relator especial sobre la independencia de magistrados y abogados de la ONU.

El Relator de la ONU, además, señaló que todo exmandatario tiene derecho a ser juzgado por juicio de responsabilidades sin importar en qué condiciones llegó al poder.

Evo, al respecto, afirmó que «algunos senadores de la extrema derecha de EE.UU que reconocieron al gobierno de facto, políticos racistas del parlamento europeo y expresidentes fascistas se han unido para difundir comunicados mentirosos que buscan impedir que las víctimas del golpe obtengan justicia».

Además, para el líder del MAS las denuncias de injerencia política en la justicia forman parte de un plan para «desestabilizar» al Gobierno de Luis Arce y, por eso, llamó a los movimientos sociales a defender los «pedidos de justicia» de la población.

«Esta campaña contra la justicia boliviana, pretende desestabilizar a nuestro gobierno democráticamente elegido con el hermano Luis Arce como presidente. Hago un llamado a nuestros movimientos sociales a frenar este ataque contra el clamor de justicia de nuestro pueblo», acotó Morales.