La fórmula de «Stranger Things»: 270 millones de dólares y la añoranza de la infancia perdida

El final de la cuarta temporada de la exitosa serie está finalmente disponible en Netflix. ¿Por qué tanta gente anhela volver a una pequeña ciudad infestada de monstruos en los años 80?

Stranger Things: Millie Bobby Brown como Eleven.
«Stranger Things»: Millie Bobby Brown como Eleven.

Fuente: DW

Alrededor de 30 millones de dólares por episodio: esto es lo que la plataforma de streaming Netflix habría gastado en la producción de la cuarta temporada de Stranger Things. Los primeros siete episodios de la nueva temporada están disponibles en Netflix desde el 27 de mayo, y el 1 de julio se estrenaron por fin los dos últimos episodios, tan esperados, para deleite de los fans. Se dice que los costos de producción ascienden a la asombrosa cifra de 270 millones de dólares, según informa el Wall Street Journal. La serie es uno de los buques insignia de la plataforma de streaming estadounidense y ha cautivado a una audiencia mundial.



Stranger Things está ambientada en los años 80: en el pequeño pueblo de Hawkins, un niño llamado Will desaparece. Sus amigos intentan encontrarlo de nuevo y se enteran de que Will ha sido secuestrado por monstruos en un mundo paralelo. Junto con una niña con poderes psíquicos y la ayuda de los hermanos mayores y de los adultos, consiguen hacer huir a los monstruos.

Este es el principio de Stranger Things que se repitió fielmente en las siguientes temporadas. Los niños se hicieron mayores, los monstruos más grandes, pero lo escalofriante, el humor y los dramas de las relaciones, ya sean de amistad o de primer amor, siguieron siendo fiables.

También la nostalgia. Cada temporada garantiza el regreso a una pequeña ciudad estadounidense recreada con cariño como en los años ochenta. La cuarta temporada no es una excepción: en la primera escena, la cámara sigue a un niño que reparte periódicos en su bicicleta. Atraviesa un barrio acomodado con casas bien cuidadas, largos caminos de entrada y céspedes meticulosamente podados.

Stranger Things | Staffel 4 | Netflix Serie
Por cuarta vez, los actores Charlie Heaton (izq.), Noah Schnapp (2º por la izq.) y Finn Wolfhard (derecha) volvieron a «Stranger Things».

Una celebración de la nostalgia

Muchos críticos ven en la ambientación la receta del éxito de Stranger Things. «La ola de nostalgia por los años 80 comenzó incluso antes de Stranger Things«, dice Joachim Friedmann, profesor de narrativa en la Academia Internacional de Cine de Colonia. Ya en 2009, las series se vendieron con la idea de que apelarían a la nostalgia de los años 80. «Estas olas siempre empiezan cuando los adolescentes de entonces llegan a los puntos de cambio y pueden decidir como adultos qué tipo de series se hacen ahora», explica Friedmann.

Stranger Things se inspira abiertamente en obras de culto de los años 80, como la película de terror «Pesadilla en Elm Street» con el villano Freddy Krueger (1984), la comedia de terror «Los Cazafantasmas» (1984) y la espeluznante historia de superación de Stephen King «It» (la primera versión cinematográfica no se estrenó hasta 1990, pero la novela se publicó en 1986). La música de los 80 y su estética también se recuperan para la serie, al igual que los peinados, la moda y los dispositivos de la época.

«Es el fenómeno de ‘me siento joven de nuevo'», dice Friedmann. «Pero más allá de eso, los años 80 fueron también la última década claramente definida en la cultura pop occidental. Desde el punto de vista político, las posiciones seguían siendo claras durante la Guerra Fría: aquí el Este, allá el Oeste, aquí el bien, allá el mal. Y en Alemania, por ejemplo, había básicamente un solo programa musical, mucha gente escuchaba lo mismo, veía lo mismo, aunque por supuesto había subculturas».

Después de que la primera temporada siguiera teniendo un reparto predominante de actores masculinos y blancos, Stranger Things representa ahora más diversidad.
Después de que la primera temporada siguiera teniendo un reparto predominante de actores masculinos y blancos, «Stranger Things» representa ahora más diversidad.

Debido a su cultura pop relativamente uniforme, los años 80 se prestan a la nostalgia, explica Friedmann. «Da orientación. La sensación es: ‘Todo estaba bien en el mundo entonces'».

Por ello, la historiadora Angela Siebold describe los años 80 como una «época de grandes amenazas económicas, militares o ecológicas, que a menudo parecían difusas y al mismo tiempo ineludibles y que, por tanto, alimentaban aún más los temores».

Friedmann lo confirma: «Como testigo, puedo decir: por supuesto, nada estaba bien entonces. Temíamos constantemente la guerra nuclear. Pero había una gran claridad».

Estos miedos se transforman en Stranger Things, al igual que en las películas y novelas de terror de los años 80. Aparecen en forma de monstruos que amenazan la vida y que a menudo pueden ser percibidos y vencidos principalmente por los niños.

Esto es lo que hace que Stranger Things sea tan atractiva: el deseo de volver a una infancia perdida pero manejable en la que todavía se podía reconocer y vencer el mal en forma de monstruos bajo la cama, en lugar de tener que lidiar como adulto con ambivalencias, rutinas y problemas estructurales como la crisis climática, la amenaza de las armas nucleares y la energía o la desigualdad mundial que es cada vez mayor.

Stranger Things | Staffel 4 | Netflix Serie
Winona Ryder interpreta a Joyce Byers, la madre de Will, en la serie.

Un largo relato narrativo, como la «Ilíada» de Homero

La cuarta temporada de «Stranger Things» dura más de 13 horas, de las que casi cuatro corresponden a los dos últimos episodios, que Netflix acaba de estrenar.

Esto puede parecer inusualmente largo, pero no es sorprendente. Aquí, no es solo el anhelo nostálgico que nunca puede ser satisfecho lo que juega un papel importante. Según Friedmann, la televisión se mueve de todos modos en una tradición narrativa que ofrece largas historias, a veces incluso potencialmente interminables. «Una historia es, en el fondo, el relato de una solución a un problema. La serie parte de la base de que el problema no tiene solución, por lo que a menudo se acerca mucho más a la vida, que nos enfrenta a problemas una y otra vez”.

Sin importar la época, el deseo de las personas es contar historias largas y épicas, llenas de aventuras, amor y peligro, no es nada nuevo y no está ligado a ningún periodo concreto de la historia de la humanidad. Ya en la antigüedad, se contaban historias que duraban varios días, como por ejemplo la «Ilíada» de Homero o la «Odisea”, con sus respectivos monstruos. Así que ya desde entonces debió de existir un público que volvía tarde tras tarde durante horas para escuchar cómo continuaba la batalla contra los monstruos.

Las plataformas de streaming como Netflix han elevado esta forma de narración larga, sobre todo porque no tienen que ceñirse a las franjas publicitarias ni a los horarios de emisión como la televisión lineal.

Stranger Things | Staffel 4 | Netflix Serie
Podría surgir un romance entre Jim Hopper (David Harbour, centro) y Joyce Bryce (interpretada por la actriz de culto Winona Ryder).

Solo un poco de miedo

Stranger Things hace esto particularmente emocionante, con simpáticos personajes principales: los llamados nerds que desde hace tiempo dominan industrias enteras hoy en día, y la añoranza de un mundo más considerado, el mundo de la infancia, que por supuesto es ficticio.

Porque los problemas de los que muchos europeos y norteamericanos eran conscientes en los años 80 siguen siendo tan relevantes hoy como en ese entonces. Ya sea el aumento global de la temperatura, la creciente pobreza mundial o la guerra en Ucrania: durante 13 horas, el público de Stranger Things puede dejar atrás todos sus miedos al son de los sintetizadores de los años ochenta, angustiarse por la vida amorosa de chicos y chicas simpáticos y, sencillamente, espantarse un poco.