Diputada Nayar denuncia a Defensa por «inactividad» de radares en lucha contra el narcotráfico

La legisladora dijo que hay un incremento preocupante de avionetas transportando estupefacientes, cuestionó que Defensa y Gobierno tienen la responsabilidad de mantener el orden y seguridad del país. Presume que son equipos «fantasma».

137095710_3611011562285626_442586712413975210_o
El centro de Cosdea en Cochabamba que Del Castillo visitó en enero de 2021. Foto: Ministerio de Gobierno

Fuente: ANF

La diputada de Comunidad Ciudadana (CC) Luisa Nayar denunció que el ministro de Defensa, Edmundo Novillo, se niega a informar sobre el funcionamiento de los 13 radares que fueron instalados en el país el 2019 para la lucha contra el narcotráfico. Para la asambleísta estos aparatos tecnológicos se convirtieron en “fantasmas”.



Nayar envió una nota al ministro de Gobierno sobre el trabajo de fiscalización que viene realizando respecto a los radares desde el momento de su instalación hasta la fecha; sin embargo, la asambleísta recibió una respuesta, con fecha del 26 de julio, que a su criterio es “vergonzosa”.

“El ministro de Defensa señala que la transmisión de imágenes en tiempo real de vuelos regulares e irregulares sería atentar contra la seguridad de Estado, el propio Ministro de Defensa está desconociendo su competencia para llevar adelante un control aéreo de estos vuelos regulares e irregulares”, sostuvo Nayar con base en el informe que recibió del Ministerio de Gobierno.

La legisladora cuestionó que estos aparatos no estén acompañando una lucha contra el narcotráfico, con base en los reportes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) sostuvo que en los últimos años esos vuelos con estupefacientes se han incrementado.

Precisó que durante la gestión 2021, 46 avionetas han sido encontradas con “20 toneladas de cocaína y 190 toneladas de marihuana”; mientras que en 2022 el dato es “exuberante” porque se identificó 83 avionetas y tres helicópteros con 11 toneladas de cocaína y 139 de marihuana.

“Hasta la fecha estos 221 millones de dólares se traduce a que el ministro de Defensa diga que esta transmisión sería atentar contra la seguridad del Estado. Los ministros de Gobierno y Defensa deben guardar la seguridad y orden del Estado”, sostuvo Nayar en rueda de prensa.

Exigió a Novillo que “deje de hacerse el desentendido entorno a esta alarmante situación”, añadió que están tratando de convertirnos a Bolivia en “blancolandia” por la cantidad de cocaína y marihuana que se está incautando.

Nayar dijo que el ministro de Defensa esta “inmiscuido en hechos irregulares” porque la autoridad estaría desconociendo su competencia para realizar el control aéreo de los vuelos irregulares. Cuestionó que los ministerios de Defensa y Gobierno a la fecha no hayan viabilizado un convenio institucional para trabajar de manera conjunta en contra del ilícito.

 “Estamos hablando por parte del ministro de Defensa (que) estaría existiendo un encubrimiento de manera flagrante contra todas esas avionetas irregulares que transportan droga en las rutas Brasil, Chile, Perú, Argentina y Paraguay. El ministro de Defensa tiene que dar una respuesta concreta ¿por qué estaría encubriendo el narcotráfico?”, cuestionó.

Radares cuestionados

Según los registros, en agosto de 2016 cuando el ministro de Defensa era Reymi Ferreira, informó que Bolivia firmó un contrato por 191 millones de euros (216 millones de dólares) con la empresa francesa Thales Air Systems para la compra e instalación de 13 radares de defensa y control aéreo, como parte de su lucha contra el narcotráfico.

Dos años después, el entonces ministro de Defensa Javier Zavaleta prometió el funcionamiento de los aparatos y puso como plazo el 2019. En septiembre de ese año, Evo Morales inauguró el Centro de Comando y Control de Operaciones del Sistema Integrado de Defensa y Control de Tránsito Aéreo (SIDACTA), en la ciudad de Cochabamba.

Según una nota del Ministerio de Defensa, del 2019, el SIDACTA está conformado por 13 radares de uso civil y militar, con bases que están interconectadas a través del satélite Túpac Katari, además del enlace alterno terrestre con fibra óptica instalada por la Empresa Nacional de Telecomunicaciones del Estado ENTEL.

Para Nayar, “se han convertido en radares fantasmas” y exige una respuesta del por qué han adquirido estos radares y por qué se estaría atentado contra la seguridad del Estado.

“Estos 13 radares no estarían siendo utilizados para la lucha contra el narcotráfico y esto se estaría convirtiendo básicamente en un encubrimiento del ministro de Defensa, Edmundo Novillo, que viene a brindar esta respuesta vergonzosa”, manifestó.

El presidente de la Comisión de Gobierno, Defensa y Fuerzas Armadas de la Cámara de Diputados, Santos Mamani, anunció una inspección a los radares si se encuentran en funcionamiento o no, pero recién se realizará en octubre, según Opinión.

La ANF buscó la versión del Ministerio de Defensa sobre el tema, sin embargo, la comunicadora de ese despacho dijo que la consulta acerca de los radares debe realizarse al Comando de Seguridad de Defensa Aérea (Cosdea) y se negó a proporcionar cualquier información.

En enero de 2021, el ministro de Gobierno e interino como ministro de Defensa, Eduardo Del Castillo, visitó junto a miembros de la Fuerza Aérea Boliviana las instalaciones de Cosdea en Cochabamba, en ese oportunidad dijo que se esperaba la puesta en marcha de ese proyecto en el segundo semestre.

Hasta ese momento la ejecución física de Cosdea tenía un 84%, y una ejecución financiera del 78,5%. Del Castillo dijo que si las condiciones lo permitían ese año arrancaría al 100%.