El Reino Unido prepara un plan de emergencia para el invierno con cortes de energía programados para industrias y hogares

Bajo el escenario más pesimista, el déficit energético podría alcanzar las cuatro jornadas y la factura anual en enero superaría los 5.000 dólares

Invierno en Londres (Reuters/archivo)Invierno en Londres (Reuters/archivo)

Fuente: Infobae.com

 



El Reino Unido se alista para el invierno más crudo de los últimos años, impulsado no solo por temperaturas más bajas que el promedio, sino por una escasez de gas que generaría una crisis energética en la que no se descartan cortes programados del suministro.

El pronóstico de los analistas incluye varios escenarios. Según informó la agencia Bloomberg con fuentes familiarizadas en el plan, bajo la situación más pesimista el déficit de capacidad eléctrica alcanzaría una sexta parte del total de la eventual demanda, incluso aunque se tomen medidas como la reactivación de plantas de carbón.

Ello ante una reducción de las importaciones provenientes de Noruega y Francia, en un contexto internacional convulsionado por la guerra en Ucrania. El escenario más negativo apunta que Reino Unido tendría que activar medidas de emergencia en enero por un déficit de cuatro días, que obligaría a imponer un racionamiento con cortes programados.

Un invierno especialmente frío haría que Reino Unido dependa aún más de los envíos desde Europa continental, un suministro que se ve afectado por la reducción de flujos desde Rusia. Además, Gran Bretaña no tiene gran capacidad de almacenamiento y ha enviado excedentes a otros países, de los que espera una devolución en momentos críticos.

Tormenta de nieve en Durham (Reuters)Tormenta de nieve en Durham (Reuters)

Los análisis se conocieron en medio de previsiones de fuertes aumentos en las facturas de energía.

Para enero, las boletas del servicio podrían llegar hasta los 4.266 libras (5.050 euros, 5.150 dólares) anuales, según un cálculo de la consultora Cornwall Insight, un informe que añade más presión para que el Gobierno británico tome algún tipo de medida para aliviar el incremento.

El cálculo suma 650 libras a la cifra anual estimada la semana pasada, ya que el regulador del sector energético del país, Ofgem, decidió emitir las facturas cada tres meses, en vez de cada seis meses, para evitar fuertes choques en los precios.

El incremento supone que, como promedio, los hogares pasarán a pagar por mes de los actuales 164 libras a 355 libras (430 dólares) a principios del año próximo, más del doble.

El director de la consultora, Craig Lowrey, dijo hoy a los medios que el precio máximo que las compañías energéticas están autorizadas a cobrar a los consumidores ha estado subiendo pero este nuevo cálculo supondrá un “nuevo golpe” para la población.

La oposición laborista ha pedido a las autoridades medidas para los más afectados, pero el Ejecutivo del primer ministro británico en funciones, el conservador Boris Johnson, considera que esta será una decisión del político que le sustituya el próximo septiembre.

Johnson dimitió el pasado julio después de que numerosos miembros de su Gobierno renunciasen en protesta por su gestión y el escándalo de las fiestas en la residencia oficial Downing Street durante la pandemia, lo que inició un proceso para sucederle.

La ministra de Exteriores, Liz Truss, y el antiguo titular de Economía Rishi Sunak son los dos actuales candidatos al liderazgo del Partido Conservador, pero el ganador se conocerá el 5 de septiembre, una vez que voten los 160.000 afiliados a la formación.

El fin de semana, el ex primer ministro británico laborista Gordon Brown pidió a Johnson y a los dos líderes a sucederle -Truss o Sunak- que acuerden un inmediato presupuesto de emergencia para atajar el cada vez más elevado coste de la vida. En un artículo publicado en el dominical The Observer, Brown -primer ministro entre 2007 y 2010- alertó de que hay un riesgo de “condenar a millones de (personas) vulnerables y niños y pensionistas inocentes a un invierno de terrible pobreza”.

En el Reino Unido, la inflación interanual está actualmente en el 9,4%, pero el Banco de Inglaterra avisó recientemente que puede llegar al 13% a fin de año por el incremento de los precios de la energía.

(Con información de EFE)