En medio de la ola de protestas, el régimen cubano admitió que habrá nuevos apagones en la isla

Los manifestantes están desesperados por los cortes de electricidad que ponen en peligro los escasos alimentos que atesoran en sus congeladores y que también impiden el bombeo de agua. Las concentraciones ya entraron en su cuarto día y fueron duramente reprimidas por la dictadura de Díaz-Canel-

Cubanos protestan con cacerolas contra un apagón de cinco días por el paso del huracán Ian, en una calle de La Habana, este sábado a la noche. (Foto de YAMIL LAGE / AFP)Cubanos protestan con cacerolas contra un apagón de cinco días por el paso del huracán Ian, en una calle de La Habana, este sábado a la noche. (Foto de YAMIL LAGE / AFP)

El régimen cubano admitió este domingo que la isla sufrirá nuevos apagones, en medio de las crecientes protestas de la población y la violenta represión de las fuerzas de la dictadura de Miguel Díaz-Canel.

Según informó la estatal Unión Eléctrica (UNE) de Cuba, los apagones serán causados por un déficit energético del 31 % de la capacidad de generación durante las horas de mayor demanda. El estimado para la hora pico (primera hora de la noche) es de una disponibilidad de 2.181 megavatios (MW) y una demanda máxima de 2.850 MW, lo que supone un déficit de 679 MW.



En consecuencia, la UNE prevé una afectación máxima de 749 MW en ese horario, a lo que le suma 145 MW ligados a los daños que ocasionó el paso del huracán Ian por el extremo occidental del país el pasado martes.

El parte diario de la UNE detalla que actualmente se encuentran fuera de servicio por averías 9 unidades de diversas termoeléctricas del país -entre ellas, la Antonio Guiteras, una de las mayores. Otro bloque está en mantenimiento.

Los cortes de la corriente eléctrica son habituales desde hace varios meses en el país, y fueron agravados por la incapacidad de la dictadura castrista para solucionarlos. (YAMIL LAGE / AFP)

El sábado último estuvo marcado por el déficit de capacidad generación durante todo el día y la máxima afectación del servicio (806 MW) se registró en el horario de mayor consumo.

Los cortes de la corriente eléctrica -por roturas y fallos en las anticuadas plantas termoeléctricas, la falta de combustible y los mantenimientos programados- son habituales desde hace varios meses en el país, y fueron agravados por la incapacidad de la dictadura castrista para solucionarlos.

Entre julio y septiembre tan solo se han registrado dos días sin cortes del suministro, acorde a los datos de la UNE cotejados por Efe.

Los apagones afectan todos los ámbitos de la economía y de forma notable la vida diaria de los cubanos, lo que está azuzando el descontento social en un país que atraviesa una severa crisis.

“El pueblo cubano está cansado”

Los cortes de energía fueron uno de los principales motivos tras las históricas manifestaciones del 11 de julio de 2021, que dejaron un muerto, decenas de heridos y cerca de 500 manifestantes purgando condenas, algunos a más de 20 años de cárcel.

En los últimos cuatro días se han registrado protestas por esta causa en diversos barrios de La Habana, y en las provincias de Camagüey (centro) y la oriental Holguín.

La más reciente tuvo lugar ayer en una zona del barrio habanero del Vedado, donde más de un centenar de personas se manifestó en demanda de corriente, cuando gran parte de la ciudad capital lo ha recuperado tras el apagón general que ocasionó el huracán Ian.

Es la cuarta noche en la que se reportan cacerolazos, bloqueos del tráfico y sentadas en demanda de electricidad, principalmente en barrios humildes de La Habana.

Al menos dos jóvenes fueron detenidos por agentes de la seguridad del Estado vestidos de civil, cuando se manifestaban en Línea, una céntrica avenidas, para exigir el restablecimiento de la luz, constataron periodistas de AFP. Agentes cargaron en vilo a un joven, mientras que otro policía trató de llevarse a una chica que estaba grabando con su celular y que logró zafarse, quedando tirada en la acera, en medio de gritos y reclamos.

“Estamos aquí porque aparentemente sin motivo hay falta de fluido eléctrico, hace cinco días (…) hay muchas familias afectadas de alimentación”, dijo a AFP Cossette Artola, una fonoaudióloga de 36 años que participó en las protestas.

La manifestación tuvo lugar en un bloque del Vedado que continúa a oscuras, pese a que casi todo el barrio ya cuenta con el servicio.

Funcionarios del régimen arrestan a una mujer durante una de las protestas en La Habana. (YAMIL LAGE / AFP)

Daniela Santana, una joven de 19 años y estudiante de logopedia, consideró que “el pueblo cubano está cansado de la situación que hay”.

Fuerzas policíacas, agentes vestidos de civiles y brigadas de personas afines al Partido Comunista de Cuba (PCC, único) fueron desplegadas en toda la ciudad.

Durante el día se había registrado otro cacerolazo en ese barrio y en Guanabacoa, en el este de la urbe, continuaba una protesta más, según imágenes difundidas en internet.

En medio de las protestas nocturnas del jueves y viernes, el servicio de internet sufrió un corte generalizado. “se ha cortado Internet en #Cuba por segunda noche consecutiva”, dijo NetBlocks, un sitio con sede en Londres que supervisa los bloqueos de en la red en el mundo. Las autoridades no confirmaron la caída general de las dos noches.

Los manifestantes están desesperados por los apagones que ponen en peligro los escasos alimentos que atesoran en sus congeladores y que también impiden el bombeo de agua.

Solicitud a Washington

El gobierno estadounidense recibió una inusual petición del gobierno de Cuba para proporcionar ayuda de emergencia tras el devastador impacto del huracán Ian, según el periódico The Wall Street Journal.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo a AFP que Washington continúa en comunicación con el gobierno cubano sobre “las consecuencias humanitarias y ambientales tanto del huracán Ian como del incendio del 5 de agosto” en un importante centro de almacenamiento de combustible en Matanzas, a 100 km de La Habana.

“Estamos evaluando las formas en que podemos continuar apoyando al pueblo cubano, en consonancia con las leyes y regulaciones de Estados Unidos”, indicó. Washington mantiene un embargo contra Cuba desde hace seis décadas, endurecido desde el gobierno de Donald Trump (2017-2021), que obstaculiza este flujo.