«La justicia culpa y abandona a las que rompen el silencio», dice Brisa, víctima de violación

Brisa de Angulo Losada logró que la Corte IDH condenara a Bolivia.

DEANFU

Brisa de Angulo Losada, en el centro, en una protesta . Foto: Internet



Fuente: noticiasfides.com

La colombiana Brisa de Angulo Losada, víctima de violación en el año 2002, afirma que la justicia culpabiliza y abandona a los niñas, niñas y adolescentes que rompen el silencio cuando sufren una agresión. En enero, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) falló a favor de la joven  y concluyó que el Estado boliviano es responsable de vulneración de derechos y revictimización en el proceso judicial respectivo.

“Me siento exhausta, emocionalmente es un desgaste gigante. Lastimosamente es difícil para las víctimas buscar justicia, el sistema culpabiliza y deja a un lado a las que rompen el silencio y eso que hace que abandonen el proceso o los dejen a medias”, dice a la ANF.

Brisa interpuso una demanda internacional contra el Estado boliviano porque, tras ser víctima de violación por un familiar hace 21 años, el sistema judicial nacional en vez de ayudarla, la revictimizó. En su denuncia, la joven relató que fue violada a los 15 años por su primo de 27 durante ocho meses, sistemáticamente, en Cochabamba, Bolivia.

Pese a que denunció los hechos a la justicia boliviana, el proceso no avanzó e incluso el agresor se dio a la fuga. Esa situación motivó a Brisa a acudir hasta a la CIDH y en enero pasado, el organismo sancionó al Estado boliviano por discriminación por motivos de género, niñez y re-victimización durante el proceso judicial y reconoce el incesto como un delito.

“Cuando rompo el silencio, me encuentro con un sistema judicial que no está preparado para proteger los intereses de los niños y niñas víctimas de violencia sexual. Al contrario es un calvario horrible de muchos años, muchos juicios, audiencias suspendidos, muchas violaciones de derechos humanos por lo que hemos llegado a la Corte Suprema dos veces, en el tercer juicio mi agresor se escapa y lo declaran fugitivo de la justicia y después comienzo una demanda contra el Estado boliviano en la CIDH para visibilizar lo que los niños, niñas y adolescentes están sufriendo”, remarca.

Tras el fallo de la Corte, cuenta que el Estado boliviano decidió reiniciar su caso, sin embargo el pasado viernes 24 de febrero estaba fijada la audiencia, pero fue suspendida y se reprogramó para este lunes 27 de febrero.

“La Corte sale a mi favor y encuentra a Bolivia culpable por no haber protegido el bien superior de la niñez y es así que el Gobierno decide una vez más reiniciar mi caso contra mi agresor sexual. Pero el viernes que era la audiencia se ha suspendido y está reprograma para el lunes, estamos viendo lo que va a suceder, no sabemos si el agresor se va a presentar”, afirma.

Tras 21 años de peregrinar por justicia, Brisa expresa su agotamiento emocional y además de su temor por volver a revivir su sufrimiento en las audiencias.

“Esto exhausta, angustiada y con temor porque  voy a tener que volver a declarar, a remover recuerdos de hace 21 años atrás, emocionalmente es agotador, incluso dan ganas de dejar todo a un lado, pero creo que es importante dejar precedentes porque no soy la única, hay miles de niños, niñas ya adolescentes que recorren este camino tan difícil de acceso a la justicia”, dice.

Exhorta a los administradores de justicia a convertirse en entes sanadores y no en segundos agresores para las víctimas que denuncian abusos.

“Es un llamado de humanidad y crear sistemas para que las víctimas encuentren espacio que ayuden con su sanidad. Decirles a las personas que quizás están sufriendo, no estas solos, yo les creo, así sea difícil la lucha, van a encontrar justicia, a alguien que les crea y yo seguiré contando mi historia hasta que alguien me crea y se haga justicia”, remarca.

Fuente: noticiasfides.com