Insólita escena en el fútbol de Brasil: un jugador fue arrastrado dos veces al campo de juego tras fingir una lesión

El episodio se produjo en los minutos finales del encuentro en el que Botafogo se impuso a Fluminense por 4-2

El increíble episodio que se vivió en el fútbol de Brasil

 



Fuente: infobae.com

En una vibrante última fecha del campeonato carioca, el clásico de Río de Janeiro enfrentó a Fluminense contra Botafogo en el icónico estadio Maracaná, donde sucedió una insólita jugada que rápidamente recorrió el mundo a través de las redes sociales. El encuentro, que finalizó con una victoria de 4-2 a favor del Botafogo, quedó a un lado por la controversia que se generó en el tiempo de descuento y que provocó reacciones diversas entre aficionados y especialistas del deporte.

El incidente protagonizado por Felipe Alves, guardameta del Fluminense, y el delantero del Botafogo, Yarlen, ocurrió cuando el partido agonizaba y el Fogao gestionaba su ventaja tratando de perder tiempo. Yarlen, el joven delantero de 18 años, se encontraba en el césped alegando un golpe en el rostro, una situación que exacerbó los ánimos de los jugadores del Fluminense, dada la urgencia de reanudar el juego para buscar el empate.

La respuesta del portero Felipe Alves ante esta táctica del Botafogo fue inusual: decidió tomar al delantero por las piernas y arrastrarlo fuera del terreno de juego. Esta reacción fue resultado de un episodio previo donde un compañero de Yarlen intentó devolverlo al campo para que recibiera asistencia médica dentro del juego, extendiendo la interrupción, aunque terminó cayendo fuera de la línea de cal.

La imagen de Alves arrastrando a Yarlen desató un intenso debate entre los jugadores de ambos equipos, quienes se dirigieron al árbitro reclamando lo que consideraban una agresión hacia el joven delantero.

Posteriormente, en medio de la confusión, un jugador de Botafogo empujó a Yarlen de vuelta al campo de juego, provocando que la discusión entre los equipos y el referí se intensificara. Tras ser finalmente atendido por los servicios médicos, el tiempo utilizado para resolver este episodio acabó perjudicando al Fluminense, que no solo no logró remontar sino que además vio cómo el Botafogo se imponía de visitante.

 

 

El partido había comenzado de forma prometedora para los dirigidos por Fábio Matias, que se adelantó con dos goles tempraneros de Marlon Freitas y Rai en los minutos 3 y 15 respectivamente. Fluminense respondió con un gol de Lelé a los 26 minutos, y ya en la segunda mitad, John Kennedy logró el empate en el minuto 86, manteniendo viva la esperanza local. Sin embargo, la dinámica del encuentro cambió nuevamente con un penal convertido por Marlon Freitas en el minuto 90, y Emerson Lima Freitas cerró el marcador con un gol en el tiempo añadido, sellando el triunfo de 4-2 para el Botafogo.

Tras el cierre de la fase regular del torneo Carioca, se abre el telón de las emocionantes eliminatorias directas. En las semifinales, el Fluminense se enfrentará al Flamengo en un esperado duelo que se llevará a cabo el domingo 10 de marzo, mientras que el Botafogo se medirá contra el Sampaio Correa el sábado 9.