“Uno ya no sabe lo que va a pasar”, Gobierno culpa a bloqueadores tras cancelación del concierto de Luis Miguel

El viceministro de Defensa al Consumidor se refirió a la incertidumbre que generan los anuncios de bloqueos de carreteras, que fue uno de los motivos por los que se canceló el concierto del artista mexicano.

[FOTO: VDC] / El viceministro de Defensa al Consumidor, Jorge Silva
Fuente: Unitel

 



El Gobierno apuntó a la situación de conflicto provocada por los opositores al Gobierno, de la cancelación del concierto de Luis Miguel. El viceministro de Defensa al Consumidor, Jorge Silva, dijo que la situación de incertidumbre por los anuncios de bloqueos de carreteras hace difícil que se planifique eventos como el que acaba de suspenderse.

Silva mencionó el bloqueo de 16 días, que fue promovido por los sectores afines a Evo Morales, como una de las razones que provocaron el temor de la avanzada de Luis Miguel que llegó al país para verificar las condiciones de su llegada, a lo que se sumó los anuncios de nuevos cortes de carretera en atención de sus demandas.

“Esto genera una inestabilidad emocional en la población boliviana porque uno ya no sabe qué es lo que va a pasar, si va a haber un bloqueo de caminos mañana, la próxima semana, si van a poder transitar las cisternas, si va a poder llegar el combustible a los surtidores, si van a llegar los productos de la canasta familiar o se van a quedar en medio camino, es decir, generan una incertidumbre en la población boliviana. Simplemente porque están enfocados a ver quién le tuerce el brazo al gobierno”, dijo Silva en conferencia de prensa.

El viceministro no quiso dar nombres, pero apuntó directamente a “los políticos bolivianos que han anunciado este bloqueo de caminos, que ha sido la causa, la razón por la cual ellos han decidido no llegar al país”.

En un ampliado del Pacto de Unidad del ala ‘evista’, realizado el pasado 23 de febrero en la ciudad de Cochabamba, la dirigencia amenazó con retomar los bloqueos de caminos si es que no se cesaba en los cargos a los magistrados de los altos tribunales de justicia de Bolivia.

Los organizadores comunicaron que además de los bloqueos, también se temía que los 32 camiones con los equipos para el concierto no podrían abastecerse de combustible, una situación que el viceministro Silva relacionó directamente con los bloqueos y no por inconvenientes en la distribución de gasolina y diésel en varias regiones del país.

Silva aseguró que la cancelación del concierto está perjudicando no solo a los productores que habían hecho el contrato a Luis Miguel y a las personas que adquirieron su entrada, sino a varios sectores como el hotelero por la reserva de habitaciones para esas fechas, aerolíneas y hasta artesanos que habían preparado material, souvenirs, poleras, gorras, con la figura de Luis Miguel o aquellos que se dedican al sector de la gastronomía.

“Entonces, el transporte, la gastronomía, la hotelería, la artesanía, se ven perjudicados porque se pensaba que este 28 de marzo aproximadamente treinta mil personas iban a participar de este concierto en el Ramón Tahuichi Aguilera. Entonces, ¿Qué les podemos decir a los políticos de la oposición? Que lamentablemente estas actitudes están perjudicando al país.”, aseveró.

Más de 9 mil entradas ya habían sido vendidas para la realización del concierto, que finalmente fue cancelado.

Para el concierto de Luis Miguel se vendieron 9.854 entradas de 24.266, el Gobierno intermediaria devolución