«¿Cuándo encontraremos solución a los problemas que tenemos?», se pregunta monseñor Leigue

La iglesia católica celebra la festividad de Pentecostés. En la homilía, el prelado pidió por el diálogo y el entendimiento en la familia, la sociedad y las autoridades

Juan Manuel Ijurko.

Monseñor René Leigue presidió la celebración de Pentecostés
Monseñor René Leigue presidió la celebración de Pentecostés

 

Fuente: El Deber



La comunidad religiosa católica celebra este domingo la festividad de Pentecostés. En esta oportunidad, coincide con la semana de oración por la familia que ha llevado adelante el Arzobispado de Santa Cruz. La eucaristía dominical presidida por monseñor René Leigue hizo mención a ambos momentos de fe.

El prelado reconoció la existencia de «intenciones de sentarse a dialogar, de buscar soluciones a los problemas» por parte de las autoridades. Sin embargo, estos encuentros no logran resultados positivos. «No se lo encuentra porque cada uno se mira a sí mismo; no escucha al otro, más bien busca el bien personal», complementa.

Pentecostés celebra la venida del Espíritu Santo. Es una de las festividades católicas más importantes. La llegada del Espíritu Santo no solo permite dar inicio a la iglesia, sino también reconoce el valor de entendimiento que se genera en torno a la fe.

Leigue reflexionó sobre la importancia de un entendimiento que llega con «el respeto, necesario para dialogar y encontrarnos con el otro». Sin embargo, y ante la falta de diálogo para llegar a un bien común, interpela a las autoridades «¿cuándo encontraremos solución a los problemas que tenemos?».

Como referente de fe en la comunidad, el arzobispo cruceño pidió entendimiento, perdón y respeto en esta búsqueda del bien común.

Semana de oración de la familia

Durante la homilía, René Leigue destacó las actividades organizadas desde la iglesia cruceña en esta semana de oración por la familia.

«Los hijos necesitan un lugar donde sentirse protegidos. ¿Será que hay esa paz en la casa?», volvió a interpelar esta vez a los feligreses.

Remarcó que «hay hogares donde se siente tensión, no se vive tranquilo». Llamó a construir familias desde la unidad de sus integrantes. Familias que sean modelo y testimonio para los jóvenes.

«Los jóvenes necesitan ser escuchados. Necesitan a alguien a quien seguir», remarcó Leigue. Y pidió a las familias y a la sociedad revisar el testimonio que dejamos a los jóvenes.

Fuente: El Deber