Las dos empresas fabricantes de microchips más grandes del mundo evalúan desactivar sus máquinas si China invade Taiwán

La holandesa ASML y la taiwanesa TMSC sentaron sus posturas ante la preocupación de Estados Unidos sobre lo que sucedería si la agresión china se convierte en un ataque a la isla donde se produce la gran mayoría de los semiconductores.

Trabajadores delante de un sistema de litografía "High NA EUV" del fabricante de chips informáticos ASML en una instalación de Intel en Oregon (Intel Corporation/Handout via REUTERS)Trabajadores delante de un sistema de litografía «High NA EUV» del fabricante de chips informáticos ASML en una instalación de Intel en Oregon (Intel Corporation/Handout via REUTERS)

Fuente: Infobae



 

ASML Holding NV y Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. disponen de medios para desactivar las máquinas de fabricación de chips más sofisticadas del mundo en caso de que China invada Taiwán, según personas familiarizadas con el asunto.

Funcionarios del gobierno de EE.UU. han expresado en privado su preocupación tanto a sus homólogos holandeses y taiwaneses sobre lo que sucedería si la agresión china se convierte en un ataque a la isla responsable de la producción de la gran mayoría de los semiconductores avanzados del mundo, dijeron dos de las personas, hablando bajo condición de anonimato.

ASML tranquilizó a las autoridades sobre su capacidad para desactivar remotamente las máquinas cuando el gobierno holandés se reunió con la empresa sobre la amenaza, dijeron otras dos personas. Los Países Bajos han realizado simulaciones de una posible invasión para evaluar mejor los riesgos, añadieron.

Los portavoces de ASMLTSMC y el Ministerio de Comercio holandés declinaron hacer comentarios. Los portavoces del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el Departamento de Defensa y el Departamento de Comercio de EE.UU. no respondieron a las solicitudes de comentarios enviadas por correo electrónico.

El cierre a distancia se aplica a la línea de máquinas de ultravioleta extremo de ASML, con sede en los Países Bajos, conocidas en el sector como EUV, de las que TSMC es su principal cliente. Las EUV aprovechan las ondas de luz de alta frecuencia para imprimir los transistores de microchip más pequeños que existen, lo que permite crear chips para aplicaciones de inteligencia artificial y aplicaciones militares más delicadas.

Una máquina de ultravioleta extremo de ASML en la sala blanca y el laboratorio de investigación de la empresa. (Fuente: ASML Holding NV)Una máquina de ultravioleta extremo de ASML en la sala blanca y el laboratorio de investigación de la empresa. (Fuente: ASML Holding NV)

 

China reivindica desde hace tiempo que la isla de Taiwán es su territorio, y el Presidente Xi Jinping aboga por una unificación pacífica y se niega a descartar una intervención militar. Aunque las autoridades estadounidenses han advertido de que China busca la capacidad de invadir Taiwán en 2027, los funcionarios taiwaneses han restado importancia a la amenaza de una invasión inminente y los funcionarios de Beijing han dicho que las advertencias estadounidenses sobre un calendario son infundadas. El Ejército Popular de Liberación no está concentrando tropas en la costa y Xi se ha centrado principalmente en estabilizar la economía china para alcanzar objetivos de desarrollo a largo plazo.

Guerra mundial de chips

Un EUV, del tamaño de un autobús urbano, requiere revisiones y actualizaciones periódicas. Como parte de ello, la empresa puede forzar a distancia un apagado que actuaría como un interruptor de apagado, dijeron las personas, hablando bajo condición de anonimato. La empresa de Veldhoven es el único fabricante mundial de estas máquinas, que se venden por más de 200 millones de euros (217 millones de dólares) cada una.

La tecnología de ASML ha sido objeto durante mucho tiempo de intervenciones gubernamentales destinadas a evitar que caiga en malas manos. Los Países Bajos prohíben a la empresa vender máquinas EUV a China, por ejemplo, por temor a que puedan dar ventaja a su rival en la guerra mundial de los chips.

El logo de ASML se ve cerca de la placa base de un ordenador en esta ilustración tomada el 8 de enero de 2024. (REUTERS/Dado Ruvic)El logo de ASML se ve cerca de la placa base de un ordenador en esta ilustración tomada el 8 de enero de 2024. (REUTERS/Dado Ruvic)

Fue a instancias de EE.UU. que los holandeses comenzaron este año a detener las exportaciones de las máquinas de fabricación de chips más sofisticadas de ASML. Incluso antes de que la prohibición entrara en vigor, las autoridades estadounidenses habían pedido a ASML que cancelara algunos envíos previamente programados a clientes chinos, según informó Bloomberg News.

La empresa prevé que hasta un 15% de las ventas de este año a China se verán afectadas por las últimas medidas de control de las exportaciones.

Los datos sugieren que las restricciones pueden haber llegado demasiado tarde para frenar los avances chinos. Huawei Technologies Co. fabricó el año pasado un teléfono inteligente para competir con el iPhone de Apple Inc. utilizando chips fabricados con impresoras ASML más antiguas en combinación con herramientas de dos proveedores estadounidenses, según informó Bloomberg News en octubre tras realizar un desglose del teléfono.

Beijing ha hecho de la autosuficiencia tecnológica una prioridad nacional y los esfuerzos de Huawei por impulsar el diseño y la fabricación nacional de chips han recibido el respaldo del Gobierno.

La administración Biden también quiere impulsar la producción de semiconductores en suelo estadounidense, prometiendo 39.000 millones de dólares en subvenciones a los fabricantes de chips para protegerse de cualquier futura interrupción de la cadena de suministro.

La administración Biden también quiere impulsar la producción de semiconductores en suelo estadounidense (REUTERS/Leah Millis)La administración Biden también quiere impulsar la producción de semiconductores en suelo estadounidense (REUTERS/Leah Millis)

Hay mucho en juego, ya que alrededor del 90% de los chips más avanzados del mundo se fabrican en Taiwán. El 20 de mayo, Taiwán tomó posesión de Lai Ching-te como presidente del centro mundial del chip, poniendo en el poder a un hombre al que Beijing ha tachado de “instigador de la guerra”.

La máquina EUV ha contribuido a convertir a ASML en la empresa tecnológica más valiosa de Europa, con una capitalización bursátil que supera los 370.000 millones de dólares, más del doble que la de su cliente Intel Corp.

ASML ha enviado más de 200 de estas máquinas a clientes fuera de China desde que se desarrollaron por primera vez en 2016, con TSMC arrebatando más de ellas que cualquier otro fabricante de chips.

Los EUV requieren un mantenimiento tan frecuente que sin las piezas de repuesto de ASML dejan de funcionar rápidamente, dijeron las personas. El mantenimiento in situ de los EUV plantea un reto porque se alojan en salas limpias que obligan a los ingenieros a llevar trajes especiales para evitar la contaminación.

ASML ofrece a determinados clientes contratos de servicio conjuntos en los que ellos mismos realizan parte del mantenimiento rutinario, lo que permite a clientes como TSMC acceder al sistema de sus propias máquinas. ASML dice que no puede acceder a los datos propiedad de sus clientes.

El presidente de TSMC, Mark Liu, insinuó en una entrevista concedida en septiembre a la CNN que cualquier invasor de Taiwán se encontraría con que las máquinas de fabricación de chips de su empresa estaban fuera de servicio.

“Nadie puede controlar TSMC por la fuerza”, afirmó Liu. “Si se produce una invasión militar, la fábrica de TSMC quedará inoperativa”.

(Con información de Bloomberg)