Senadora Barrientos denuncia persecución política y la reapertura de casos cerrados en su contra

La senadora denunció que tras sus declaraciones sobre la corrupción en el Consejo de la Magistratura, su presidente, Marvin Molina, la amenazó con iniciar un proceso en su contra, lo que coincidió con la reactivación de los casos.

Fuente: Prensa Comunidad Ciudadana

La mañana de este martes, en una conferencia de prensa realizada en Cochabamba, la Senadora Andrea Barrientos de Comunidad Ciudadana denunció lo que calificó como una persecución política en su contra, orquestada por la Fiscalía y el Gobierno nacional. Según Barrientos, se han reabierto casos que ya habían sido cerrados, en un aparente intento de hostigarla judicialmente.



«Queremos denunciar persecución política y jurídica por parte de la Fiscalía y del Gobierno nacional», afirmó la senadora. «Hasta la fecha, me han iniciado múltiples procesos judiciales. El primero fue en 2019, con una acusación falsa por la quema del Tribunal Electoral Departamental de Cochabamba. A pesar de no haber una sola prueba, más de cuatro años después, seguimos con este proceso».

Barrientos señaló que la Sala Constitucional había instruido cerrar el caso, pero el juzgado encargado insiste en mantenerlo abierto. Además, el Tribunal Departamental Electoral presentó una objeción al rechazo de su defensa, prolongando el proceso judicial.

La senadora también mencionó otro caso presentado por el alcalde de Sipe Sipe, quien la denunció por destrucción de bienes del Estado. Barrientos calificó esta acusación como falsa, explicando que en su rol de autoridad parlamentaria, había fiscalizado el hospital de Parotani, una obra con una inversión de más de un millón de dólares que se encontraba en condiciones deplorables. Aunque la Fiscalía inicialmente emitió una resolución de rechazo, el fiscal departamental revirtió esta decisión, impidiendo que el proceso de fiscalización avance.

Barrientos vinculó la reapertura de estos casos con su participación en la Comisión Mixta de Justicia, donde ha estado evaluando temas relacionados con las elecciones judiciales y la selección de candidatos. La senadora denunció que tras sus declaraciones sobre la corrupción en el Consejo de la Magistratura, su presidente, Marvin Molina, la amenazó con iniciar un proceso en su contra, lo que coincidió con la reactivación de los casos.

«Estamos denunciando ante la comunidad internacional que se está gestando una persecución política inminente y sin consideración hacia mí, solo por fiscalizar la corrupción en la justicia y el gobierno», declaró Barrientos. «Cualquier cosa que me pase, si me encarcelan o si algo le sucede a mi familia, será completamente responsabilidad del Gobierno y la Fiscalía».