Francia restituirá 14 obras de arte vendidas a la fuerza por judíos


Francia ha aprobado un proyecto de ley para restituir 14 obras de arte de los fondos de museos públicos que tuvieron que ser vendidas a la fuerza por sus propietarios judíos a causa de la persecución de la que eran objeto por los nazis. Entre ellas, la más conocida de todas, el cuadro de Gustav Klimt «Rosales bajo los árboles”



Francia ha aprobado un proyecto de ley para restituir 14 obras de arte de los fondos de museos públicos que tuvieron que ser vendidas a la fuerza por sus propietarios judíos a causa de la persecución de la que eran objeto por los nazis. Entre ellas, hay dos que fueron objeto claramente de una expoliación por los nazis, la más conocida de todas, el cuadro de Gustav Klimt «Rosales bajo los árboles”, que está conservado por el Museo de Orsay.  Su propietaria, Eleonore Stiasny, fue obligada a venderlo en agosto de 1938 en Viena «por un precio ridículo», para pagar los impuestos que los nazis habían impuesto a la población judía. Las pesquisas comenzaron en julio de 2018, cuando Austria informó a Francia de que nuevos documentos permitían establecer que el cuadro de Klimt era probablemente una obra expoliada en Viena antes de la Segunda Guerra Mundial.

“Es una decisión evidentemente difícil. Supone sacar de la colección nacional una obra maestra que es la única de Klimt de la que Francia era propietaria. Pero era una decisión necesaria, indispensable. Ochenta y tres años después de la venta forzada de la obra, es la realización de un acto de justicia”, dijo la minisira francesa de Cultura, Roselyne Bachelot, el año pasado antes de comenzar a tramitar la ley que ahora ya ha tomado forma. “La reconstitución del recorrido de esta obra hasta su adquisición (en 1980) ha sido especialmente ardua debido a la destrucción de pruebas y a la erosión de la memoria familiar”, explicó Bachelot en aquel momento.

Las otras doce piezas de las que se ocupa el proyecto de ley son once dibujos de Jean-Louis Forain, Constatin Guys, Henry Monnier y Camille Roqueplan, así como una cera de Pierre-Jules Mène procedentes de la colección de Armand Dorville. Las mayoría de piezas fueron adjudicadas en una venta pública en junio de 1942 en la que había intervenido el Comisariado de las Cuestiones Judías, el organismo encargado de aplicar la política antisemita nazi por el régimen colaboracionista francés de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial.

El Estado francés se hizo en la subasta de 1942 con estas obras de arte, a través del jefe del departamento de pintura del Louvre a sabiendas del «carácter particular» de las circunstancias en que se había producido. Eso explica que ahora vaya a devolverlas. Para hacerlo, había que pasar por una ley dado el carácter público de su propiedad. El Ministerio de Cultura y diversos museos públicos franceses empezaron a principios de los años 2000 a responder a las demandas de herederos de judíos expoliados. Los exámenes de diferentes casos ya han dado lugar a la restitución de 125 obras.

Fuente:Radio Francia Internacional