Estados Unidos bloqueó en sus puertos más de mil envíos de componentes para energía solar por el trabajo esclavo en China

Las cargas valuadas en miles de millones de dólares quedaron almacenadas por la nueva ley que prohíbe la importación de productos fabricados en Xinjiang, la región uigur bajo investigación por abusos a los derechos humanos

FOTO DE ARCHIVO: Empleados trabajando en paneles solares fotovoltaicos en una fábrica de Risen Energy en Ningbo, provincia de Zhejiang, China, 21 de febrero de 2019. Zhejiang Daily vía REUTERS FOTO DE ARCHIVO: Empleados trabajando en paneles solares fotovoltaicos en una fábrica de Risen Energy en Ningbo, provincia de Zhejiang, China, 21 de febrero de 2019. Zhejiang Daily vía REUTERS

Fuente: Infobae.com

 



Más de 1.000 envíos de componentes de energía solar por valor de cientos de millones de dólares se han acumulado en los puertos estadounidenses desde junio en virtud de una nueva ley que prohíbe las importaciones desde la región china de Xinjiang por preocupaciones sobre el trabajo esclavo, según funcionarios federales de aduanas y fuentes de la industria.

El nivel de prohibiciones y productos frenados en los puertos de entrada que no se había informado anteriormente, refleja cómo una política destinada a aumentar la presión sobre Beijing por sus campos de detención uigures en Xinjiang corre el riesgo de ralentizar los esfuerzos de la administración Biden para descarbonizar el sector eléctrico de EE. UU. para luchar contra el cambio climático.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos incautó 1.053 envíos de equipos de energía solar entre el 21 de junio, cuando entró en vigencia la Ley de Protección contra el Trabajo Forzado de los Uigures, y el 25 de octubre, dijo a Reuters en respuesta a una solicitud de registros públicos, agregando que ninguno de los envíos había sido liberado.

La agencia no reveló los fabricantes ni confirmó los detalles sobre la cantidad de equipos solares en los envíos, citando la ley federal que protege los secretos comerciales confidenciales.

Sin embargo, tres fuentes de la industria con conocimiento del asunto dijeron a Reuters que los productos detenidos incluyen paneles y celdas de polisilicio que probablemente ascienden a 1 gigavatio de capacidad y están fabricados principalmente por tres fabricantes chinos: Longi Green Energy Technology Co Ltd, Trina Solar Co Ltd, y JinkoSolar Holding Co (JKS.N).

Combinados, Longi, Trina y Jinko suelen representar hasta un tercio de los suministros de paneles de EE. UU. Pero las compañías han detenido nuevos envíos a los Estados Unidos por la preocupación de que también se detengan cargamentos adicionales, dijeron fuentes de la industria.

China niega abusos en Xinjiang, y Beijing inicialmente negó la existencia de campos de detención, pero luego admitió que había establecido “centros de formación profesional” necesarios para frenar lo que dijo que era terrorismo, separatismo y radicalismo religioso en Xinjiang.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo en una rueda de prensa regular el viernes que las afirmaciones sobre el uso de trabajo forzado en Xinjiang eran “la mentira del siglo fabricada por un pequeño grupo de personas anti-China” y obstaculizarían la respuesta global al cambio climático. .

“EEUU debe detener de inmediato la supresión irrazonable de las empresas fotovoltaicas de China y liberar los componentes de los paneles solares incautados lo más rápido posible”, dijo. En un correo electrónico, Jinko dijo que está trabajando con CBP en la documentación que demuestre que sus suministros no están vinculados a trabajos forzados y que “confía en que los envíos serán admitidos”.

Longi y Trina no respondieron a las solicitudes de comentarios.Las prohibiciones son un desafío para el desarrollo solar de EE. UU. en un momento en que la administración Biden busca descarbonizar la economía de EE. UU. e implementar la Ley de Reducción de la Inflación (IRA), una nueva ley que fomenta las tecnologías de energía limpia para combatir el cambio climático.

Las instalaciones solares en los Estados Unidos se desaceleraron un 23% en el tercer trimestre, y casi 23 gigavatios de proyectos solares se retrasaron, en gran parte debido a la imposibilidad de obtener paneles, según el grupo comercial American Clean Power Association. ACP instó a la administración de Biden a agilizar el proceso de investigación de las importaciones.

“Después de más de cuatro meses de revisión de los paneles solares bajo la UFLPA, ninguno ha sido rechazado y, en cambio, permanecen atrapados en el limbo sin un final a la vista”, dijo en un comunicado.

La UFLPA esencialmente supone que todos los productos de Xinjiang se fabrican con trabajo forzoso y requiere que los productores muestren la documentación de abastecimiento de los equipos importados hasta la materia prima para demostrar lo contrario antes de que se puedan autorizar las importaciones. CBP no comentó sobre la duración de las detenciones ni dijo cuándo podrían ser liberadas o rechazadas. “En última instancia, depende de la rapidez con la que un importador pueda presentar la documentación suficiente”, dijo la portavoz de CBP, Rhonda Lawson.

Un portavoz de Wacker no hizo comentarios sobre las detenciones en EE. UU., pero dijo que la compañía obtiene cuarcita de proveedores en Noruega, España y Francia. “Nuestra estrategia de adquisición nos da todos los motivos para estar seguros de que los productos utilizados en nuestra cadena de suministro se fabrican respetando los derechos humanos”, dijo el portavoz Christof Bachmair.

Hemlock dijo en un comunicado que obtiene todo el silicio de grado metalúrgico de proveedores que utilizan cuarzo extraído en América del Norte y del Sur. CBP dijo anteriormente que había detenido alrededor de 1.700 envíos por valor de $ 516,3 millones bajo UFLPA hasta septiembre, pero nunca antes había detallado cuántos de esos envíos contenían equipos solares.

La UE también ha propuesto una prohibición de productos de Xinjiang, pero no la ha implementado.

Con información de Reuters